viernes, diciembre 31, 2010

Feliz Año Nuevo

Esta mañana cuando me he despertado no era yo. Me dolía todo el cuerpo. Esta gripe me está matando. Ahora son las 16:10 h y parece que estoy empezando a entrar en mi cuerpo. Llevo todo el día de la cama al sofá y del sofá a la cama. No me veo con cuerpo de irme a dormir muy tarde hoy. No me ha quedado más remedio que llamar a Andrea y anular lo de esta noche, porque me encuentro fatal y conforme va pasando el día la cosa va en decadencia. 
Me hacía mucha ilusión pillar una buena esta noche y pasar un rato agradable jugando a las cartas o con buena conversación. Tenía el lambrusco ya en la nevera enfriándose, lo reservaré para otra buena ocasión.
Tengo que empezar a hacer los rituales de fin de año, que son unos cuantos.
OS DESEO A TODOS Y TODAS UNA BUENA SALIDA DE AÑO Y MEJOR ENTRADA AL 2011.
Que el 2011 os venga cargado de paz, armonía, salud, amor y abundancia y que todos vuestros deseos se hagan realidad.
FELIZ AÑO NUEVO 2011

jueves, diciembre 30, 2010

La cosa está chunga

Pues acabé de trabajar temprano, mi jefe mi dijo que me fuera sobre las 13:30 horas y me he ido del despacho sobre las 14:30 h acabando de matar temas ya que no vuelvo hasta el 10-01-2011, el año que viene. Y tenía que zanjar algunos asuntillos.
Me he ido a Barcelona a la tienda del Boulevard Rosa a que me repararan la chaqueta de piel de conejo. He llegado a casa a las 16:30 h, he comido y me he ido a urgencias porque me encontraba fatal. He estado tres horas en urgencias, me han diagnosticado laringitis aguda sumado a una gripe del copón bendito. Me han mandado un aerosol y unas pastillas efervescentes para los mocos. Tengo el cuerpo fatal, ahora frío, ahora calor y tengo unos horribles pinchazos que van alternando por varias partes de la cabeza. Creo que no voy a tardar mucho en irme a dormir, porque no me aguanto más.
Quería mirar una receta para hacer un primer plato para la cena de mañana que vienen Andrea y Carlos a pasar el fin de año con nosotros pero creo que lo haré mañana por la mañana porque internet es muy traicionero y dices que es un minuto y cuando te has dado cuenta, son la 1:30 h de la madrugada. Y mi cuerpo está pidiendo cama a gritos.
Esta tarde, todas las compras que tenía que hacer se han reducido a dos medicamentos en la farmacia más cercana al CAP.
Mañana será otro día. Pero son de esos días que parece que se acabe el mundo en vez del año. De locura.
Tengo que hacer el ritual de las cosas que no quiero y de las cosas que sí quiero para el 2011 y eso requiere concentración absoluta.
Hay que tener cuidado con lo que se pide, porque siempre, siempre se hace realidad.

Gracias universo

Mi pedido se ha hecho realidad. He venido de llevar los adhesivos al cliente al Prat de Llobregat. Todos mal. El logo sin reflejar (para poner por dentro) y los pictos del baño al revés. Bravoooooo.
Mientras ponía los dos adhesivos, que me han costado una vida, (estoy perdiendo facultades, ¿o es que estoy hecha una pena?), me ha llamado mi super cliente y me ha dicho que si le puedo hacer 3.000 adhesivos para mañana!!!! Jarrrrr, imposible. He llegado al despacho y me he tomado un Neubrufen a ver si entro ya de una vez por todas en mi cuerpo y me compré 2 naranjas en la fruteria (mi segundo desayuno).
Suena el teléfono. Es el super cliente. Me dice que ha encontrado otro proveedor que le hace los 3.000 para mañana. Impresión offset. Perfecto. Sí, sí, que te los haga, porque por impresión digital te van a salir más caros.
Cuelgo. Me suena el móvil. Es el jefe. Me escucha que estoy hecha unos zorros, le cuento que estoy con la chaqueta puesta, la estufa que forma parte integral de mi cuerpo ya y me dice QUE ME VAYA PARA CASA Y QUE MAÑANA NO VENGA así que me dice que hastaaaaa, cuando vengas ya de vacaciones, que tengas una buena salida de año y una mejor entrada.... YUPPIIIIIII.
El Universo ha oído mis plegarias, gracias Universo. Si es que tengo unos jefesssssssss, aix, no sé que voy a hacer con ellos.

Sola

Pues me acaba de llamar el jefe. Él está en el macro montaje y la jefa hoy no tiene previsión de venir. Así es que me he enterado que estoy sola, sola, sola. 
Me voy a llevar unos adhesivos al El Prat de Llobregat y luego vengo y seguiré sola, sola y sola. ¡Qué triste!
Me voy a hacer un café y salgo pitando a que me de el aire en la cara, que hace más frío en el despacho que fuera en la calle. ¡Que malo es el aburrimiento!

30 de Diciembre de 2010

El año ya se acaba. Hoy me he levantado bastante mal. Mi resfriado es mucho más que un resfriado. Me duele todo el cuerpo, me zumba la cabeza, me duelen las cervicales y tengo el frío metido en el cuerpo.
Me levanto. Me subo en la báscula. Ayer hubo exceso: 2 polvorones. Consecuencia: báscula marca 60,6 kg. ¿¡1 kg por dos míseros polvorones!? Seguro que estoy reteniendo líquidos porque tu pones dos polvorones en la báscula y ni de lejos pesan 1 kg. 1 kg de polvorones es mucho. Por esa regla de tres, si me como un kilo de polvorones me engordo 10 kg. No me salen las cuentas. Yo creo que más que engordarme 10 kilos me muero de las cagarrinas y el dolor de barriga.
Me han entrado varios ataques de tos y pensaba que me moría. No acabo de arrancar. Me he metido en la ducha y he desatascado las cañerías nasales a rebosar de moquitos. Me noto el pecho lleno de mucosidades también y cuando toso es morirme. Que mala leche me entra, porque el esfuerzo me consume.
Hoy la intención de Jordi y de las nenas es ir a la pelu de Mónica y luego se van a casa de la iaia Paquita a comer y a pasar el día. Yo me he traído la comida al despacho y me iré a Barcelona, tengo que ir al Boulevard Rosa que mi super chaqueta de piel de conejo se ha descosido un poco y me la tienen que arreglar. Así es que esta tarde me voy de picos pardos y de compras.
¡Por Diós! ¡Qué frío hace en este despacho! Tengo las piernas quemadas por la estufa y de rodillas para arriba estoy congelada. Se me duermen los dedos del frío y me ha calado hasta los huesos.
Estoy esperando a ver si alguno de los jefes, la jefa o el jefe, respiran o dan señales de vida. Yo por si acaso, ni les llamo, ¿para qué?
Total que aquí estoy escribiendo estas lineas, después de haberme mirado el correo electrónico, el facebook, el horóscopo del día, la numerología, el arcano diario, la tirada de tres cartas diaria y echarle un vistazo a mi blog.

Concierto de Navidad de Júlia en el cole

Juzgarlo vosotros mismos. Para caerse la baba, ¿o no?
Julieta está situada en la segunda fila a la derecha de todo de la pantalla, es la que no tiene nadie delante.
video

miércoles, diciembre 29, 2010

29 de Diciembre de 2010

Estoy acabando el año de manera fantástica. Me levanto, me subo en la báscula y ¡tachán! 59,6 kg. Esto va viento en popa.
Hoy he tenido un sueño extraño. Me han encargado (en el sueño) que pinte un cuadro de un toro para un compañero de gospel. Pero yo no quería pintar un toro quería pintar otra cosa y una voz superior me decía que no, que tenía que ser un toro.
En mi sueño salían algunas imágenes de toros, por suerte era un toro de color claro, con una cara simpática y de estilo Picassiano.
He buscado en internet todo lo relacionado con la interpretación de los sueños acerca de los toros y los resultados a los que más se ajustan las imágenes de mi sueño no están mal.
Toro: Soñar que ve un toro puede significar, que ha llegado el momento de pasar a la acción, de ser más enérgico. También puede anunciarle riqueza, abundancia, prosperidad y comprometerse más con las situaciones y con los proyectos.
Soñar con un toro blanco, significa que alcanzará un nivel altísimo, en el que podrá hacer cosas muy interesantes en el plano material. Por consecuencia de ellos, ganará mucho dinero.
Si el toro es blanco, insinúa que finalmente será resuelto favorablemente y que mejorarán sus asuntos
Soñar bueyes abrevando en una corriente de agua clara anuncia que sin llegar a grandezas, en el futuro se tendrá una vida holgada junto con el cariño de quienes lo rodean.
Ahora a ver como plasmo todo esto en un cuadro. Me pongo en marcha. No sé porque he soñado esto pero a veces hay que seguir lo que la intuición te dicta. Por lo menos sé que me lo voy a pasar bien mientras pinto y retomo poco a poco mis aficiones.
Y hablando de retomar, cuando he llegado a casa de trabajar, estaba cansada; estos días tan tontos que no hay casi trabajo porque está todo el mundo de vacaciones agotan hasta aburrir.
Esta tarde no sabíamos que íbamos a hacer. Esta mañana Jordi y las nenas han ido a l'Envelat de Nadal, que montan cada año en Sant Cugat, este año, lo han montado en en Monasterio y han visto Titelles. Por lo visto han estado muy chulas.
Como yo estaba con la cosa de pintar, Júlia y yo hemos ido al Abacus a comprar unas telas y he comprado una para mi (para pintar el toro) y una para cada una de ellas. Julieta ha ido todo el camino explicándome cosas. No se ha callado ni un momento. Hoy ella era la protagonista. Sóla con la mama, todo un lujo. Jordi y Berta se han quedado tocando el piano y cantando.
En el Abacus me ha pedido que le compre unas bolas de porexpan y un pincel finísimo, dice es que "ho nassitu per fer-te un gegal" (lo necesito para hecerte un regalo), también le ha gustado una caja de madera para pintarla, también para hacerme un regalo. ¡Qué mona! Estaba tan contenta de tener a la mama para ella sola...
Cuando hemos llegado a casa, he sacado mis pinturas acrílicas y han pintado. Berta ha disfrutado de lo lindo, parecía que lo había hecho toda su vida. Les he puesto la pintura en un plato de plástico porque en la paleta me daba miedo que se le callera por el suelo pero cogía el plato como si fuera una paleta. Se han puesto de pintura hasta más arriba de las cejas. 
El técnico de la tele nos ha dicho que hoy ya estaba la tele arreglada y que la fuésemos a buscar, así que como Jordi ya sabía donde era, ha ido a buscarla, pero he tenido que bajar al parking a descargarla del coche y subirla. Las nenas se han quedado pintando y menos mal que a Berta no le ha dado por hacer un fresco en la pared, porque la he pillado en un par de ocasiones a punto de hacerlo.
Han experimentado con la esponja, con la espátula de la pintura, con la mano, con papel de cocina; eso es arte: experimentar. Me encanta, pero tienes que estar pendiente. A Berta lo que le chifla es mojar el pincel en el agua y directa al lienzo, poniéndolo todo perdido claro. Pero lo controla bastante, tiene mano. Y Júlia, cómo no, no acaba nunca sus obras sin ponerle purpurina, ¡que se le va a hacer!
Ahi va una muestra de lo que hemos hecho esta tarde:
video


video

































28 de Diciembre de 2010

Me levanto, me subo a la báscula y ¡qué ven mis ojos! 59,9 kg. Creo que es la primera vez en mi vida desde que soy consciente y tengo esta lucha interminable con el peso, que me subo en una báscula y veo un 5 delante. Aunque el peso sea psicológico como los precios (59,99 € por ejemplo), el ver un 5 delante motiva.
Hoy el día ha sido tranquilo en el trabajo. A nivel comercial es una semana muerta, está todo el mundo de vacaciones y pensando en el fin de año. He acabado de enviar las tarjetas de navidad a todos y cada uno de mis contactos.
He llegado a casa, he comido y hemos llevado la televisión al técnico. La tele pesa horrores, la colocamos en una silla con ruedas y nos sirve para transportarla hasta el coche.
Cuando hemos llegado a casa, Jordi se ha ido a comprar y yo me he quedado con las nenas merendando y escribiendo la carta para los Reyes.
Como me dijo la maestra de Júlia, estaba tan motivada para escribir que hice que la escribiera ella solita. Yo le iba ayudando y así es como ha quedado. Ahora la pasaremos a limpio (también ella), dice que le hará un dibujo y ya la tendremos lista para entregarla el día 5 de Enero en la Cabalgata. También escribiremos la de Berta. Lo que yo no sé si la querrá escribir Julieta o tendré que escribirla yo. O mejor recortaremos las fotos y que las enganche ella con pegamento.
Estoy muy contenta que con solo cuatro años ya haya escrito su carta a los Reyes Magos. El borrador que ha hecho lo llevaremos al cole cuando empiece para enseñárselo a la profe.
Para celebrar lo bien que ha quedado la carta Júlia se ha comido un "pomporon" (polvorón).

27 de Diciembre de 2010

Lunes. Resacoso. Me levanto después de estar todo el día de ayer en la cama. Tengo los labios llenos de pellejos. Seguramente ayer tuve fiebre. No me acuerdo de nada, solo que dormí y dormí.
Me subo en la báscula. No puedo creer lo que ven mis ojos, aunque es lógico porque ayer solo desayuné. 60,1 kg. Menos 700 gramos.
Yo creo que las cagarrinas de ayer fueron un castigo por los excesos con los dulces. O quizá es que estoy enferma.
Tengo una tos del carajo y me noto el pecho muy cargado.
Estoy como en un globo. Sábado sin salir de casa y el agobio de toda la gente y el domingo en cama, no sé si me voy a atrever a coger el coche para ir a trabajar, pero no puedo eludir mis responsabilidades porque tengo que ir a llevar unos lienzos a que les ponga bastidor para un gran montaje que estamos haciendo y tengo que llevar una muestra a mi super cliente nuevo.
Llego a la empresa y no hay nadie. Abro la puerta y no escucho el pitido de la alarma. Me extraña pero pienso que quizá el viernes salieron hacía el restaurante  para la comida y no la pusieron. Al cabo como de cinco minutos, empiezo a oír un pitido que empezaba ténue pero que rápidamente va incrementando y una voz de ultra tumba que dice: "contraseña, contraseña", salgo de mi despacho y voy al taller, paro la alarma mientras voy gritando: "¡hola!, ¡hola!, "¿hay alguien ahí?". La voz deja de hablar y lo que es peor no me contesta. De repente, el teléfono."Menos mal estoy salvada, es la de la central de alarmas"
C.A. - Hola buenos días, ¿contraseña?
Yo - ¿Contraseña? Pues... no me acuerdo.
C.A. - Es N....
Yo - Ah, pues sí N... como el perro. Es que verá, me ha extrañado que no sonara el pip cuando he abierto la puerta y de repente ha empezado a sonar la alarma. 
C.A. - ¿Quién es usted?
Yo - Mire, verá yo soy la comercial y como le decía me ha extrañado que no hiciera el pip...
C.A. - ¿Cómo se llama? - y dale con las preguntas - 
Yo - María José, la comercial
C.A. - Bien, bien pues comprobaremos la zona dos, zona de camiones que no se haya desprogramado y ya la volveremos a probar.
Yo - De acuerdo. Gracias, gracias. Adiós.
Joder que susto me he pegado. Y yo con el globo que llevo. Tengo los oídos taponados y la voz esa de ultratumba que salía hasta con eco.
Resulta que a las 9:40 h llamo al jefe y me dice que ya vienen. Las 10:40 h y todavía no han venido. Yo he dejado el coche en zona azul (en teoría era poco rato), pero no me podía ir hasta que vinieran porque quería venir conmigo al super cliente a entregar la muestra conmigo. Me llama y me dice que han pinchado una rueda y que tardarán un poco en venir. Jolín. Salgo a poner otro tiquet en la zona azul. Al final viene a las 11:15 h y aún tardamos un rato más en irnos. Vamos a llevar los lienzos y vamos al cliente, con mi coche porque el suyo está en el taller.  Cuando llego me pongo a enviar por correo electrónico las tarjetas de Navidad, bueno deseando feliz 2011 porque para las de Feliz Navidad ya vamos tarde.
Se me hace eterno hasta las 15:30 h que salgo disparada para casa.
Cuando llego a casa, tenemos que salir al centro comercial a comprar una plancha. El otro día me quejaba yo que perdía bastante agua y se lo dije a Jordi. Él se echó a reír, porque como casi siempre es él el que plancha, se pensaba que me quejaba de vicio y me dice:
J - Hay que comprar una plancha. Es que se sale todo el agua.
M J - ¡Ajá! Te pensabas que me quejaba por vicio, ¿eh?
J - Es que no sabía la magnitud de la tragedia hasta que lo he visto, está desencajada y tiene un plástico como fundido... mira.
M J - Huy, esto no estaba así el otro día. Perdía agua, pero esto no estaba así ni por asomo. Me juego lo que quieras a que se le cayó a alguien el otro día (día de Navidad) y no ha dicho nada.
J - Yo no quisiera pensar mal... pero piensa mal y acertarás.
M J - Es que cada Navidad, pasa algo: o nos tiran las cuchillas de la picadora a la basura o los cubiertos...
Es normal, la tabla de planchar estaba en nuestra habitación, pegada al armario, pero como allí dejaron todos las chaquetas y los bolsos es muy fácil que sin querer alguien le diera y la tirara al suelo y no dijera nada, of course! Para variar.
Nos fuimos al centro comercial. En la puerta de entrada al Media Markt había un trenecito y Julieta quería subir y Berta también. Aunque Berta es de las que sí se quiere subir y al segundo, cuando nota el movimiento se quiere bajar. 
El día de Navidad, mi sobrina Esther, le dió 1 € a Julieta para que lo metiera en la hucha. En el trenecito, Jordi preguntó al encargado cuanto valía y eran 2 € y Júlia ni corta ni perezosa le dijo al señor que "ella tenía 1 euro"... Jordi se petaba de la risa.
Le pregunté si me podía subir con ellas, por Berta, y me dijo que sí. Nos cobró 4 € y nos subimos las tres.
Este año han montado una pista de hielo fuera del centro comercial que con dos tiquets que sumen 10 € entre los dos, te dan un vale para 15 minutos patinando. Y yo tenía unas ganas que me moría de patinar, porque me encanta patinar sobre hielo. En mis tiempos mozos patinaba de vez en cuando en la pista de hielo del FC Barcelona. Y tenía muchas ganas de que Julieta se pusiera unos patines.
Con el tiquet me fui al stand de la chica que los canjeaba y me dijo que eran dos tiquets y no uno que superaba con creces los 10 €. Total que lo que tenía más a mano era el calzedonia, entré, le compré unos leotardos a Julieta y con los dos tiquets ya tenía otro vale para patinar y además otro gorro que me regalaban, muy chulo por cierto, todo blanquito y muy discreto. Ya tienen uno cada una.
Mientras yo gestionaba el tema de los vales de patinaje, había un rey y un paje, (el mismo chico de cada año; detrás de esa frondosa barba postiza blanca se encuentran las mismas gafas de armadura metálica típicas de los informáticos) y Julieta se puso a hablar con él, no sé que le explicaría. Le dio caramelos para ella y para Berta.
Nos vamos a la pista de hielo y le pregunto a Júlia:
M J - Júlia, amb qui vols patinar, amb el papa o la mama?
Yo deseando que dijera con la mama.
J - Amb el papa.
Vale. Me resigno. Pero voy a la que da los patines y negocio con ella si podemos hacer en vez de quince minutos, siete minutos y medio cada uno. Y mi sorpresa es que me dicen que no hay problema que como no hay gente, ni ponen tiempo y que no hay problemas porque patine yo también.
¡Yuhhuuuuuuu! Jordi y Júlia se plantan los patines y se lanzan a la pista, que no es de hielo, es de plástico y patina muchísimo más que la de hielo porque además está super rallada. Pero para el efecto, es lo mismo.
Jordi se agarra a la barandilla y Júlia de la mano. Tardan una eternidad en dar la vuelta a la pista y cuando por fin acaban de dar la vuelta, se sale y me pido los patines para mí. Me los planto y me adentro en la pista con la Julieta de la mano. Vamos más rápidas que en la primera vuelta. Le voy explicando a la niña como tiene que arrastrar los pies para ir patinando:
M J - Mira, així com si fosis una princesa i estiguessis ballant.
J - ¡Així mama! - me dice imitando perfectamente lo que le había explicado.
M J - ¡Així, així! Molt bé. Ballant com una princesa.
Dimos una vuelta super rápida y aún otra más y si damos otra la niña sale experta patinadora. Para ser la primera vez que se planta unos patines no está nada mal. Se cayo una vez y algunas más que la llevaba colgada del brazo pero estuvo genial.
Fue una tarde super chula y como testigo os dejo estas foticos para que veáis que bien patinamos.










martes, diciembre 28, 2010

26 de Diciembre - Sant Esteve

En Catalunya el 26 de Diciembre es festivo. Es Sant Esteve. Y el menú típico son canelones, porque representa que se hacían con lo que sobraba de la "carn d'olla" del día de Navidad.
Este día era más tranquilo. Sólo venía mi madre a comer. Me levanté como a las nueve y media. Jordi y las niñas ya llevaban rato batallando. Yo no podía levantarme. Parecía que mi cuerpo había sido pisoteado por un tanque militar.
Me subí a la báscula y después del atracón del día de ayer de tres polvorones y un trocito de turrón de yema, he conseguido burlar de nuevo a la báscula. Peso 60,8 Kg. Ni un gramo más, ni un gramo menos. 
Desayuno. De repente me entran unas cagarrinas que me muero. Me tiemblan las piernas. Estoy con un agotamiento que no entiendo. Quizás es acumulación. Me siento en el sofá a ver si me recupero, pero de repente tengo que volver al baño. Tengo que hacer los canelones. Empiezo a hacerlos: cebolla, calabacín, berenjena, zanahoria, champiñones y carne picada. Hiervo la pasta y hago la bechamel. En todo este proceso ya he ido tres veces más al baño (por supuesto me he lavado las manos, no os vayáis a pensar, ¿eh?) y las piernas no me aguantan. A las doce, al punto de rellenar los canelones y enrollarlos, echar la bechamel y meterlos al horno, le explico a Jordi como tiene que hacerlo y él que es un cocinitas lo hace. Yo me voy a la cama porque no me aguanto. Vino mi madre. Yo ni me levanté para comer. Jordi me había hecho un arroz hervido con cebolla pero yo no tenía hambre, solo quería dormir y estar en la cama. Estuve todo el día en la cama, solo me levanté un par de veces más al baño. Una de las veces que vino Jordi a darme un vistazo me tocó y decía que estaba caliente, que seguramente tenía fiebre y yo con un frío que me moría. Estaba tapada con el plumón hasta la cabeza y la calefacción a tope. Me levanté al día siguiente a las 7:45 h para ir a trabajar.
Por la tarde, Jordi endosó a Julieta con la iaia Lola que se fueron a dar un paseo. Estuvieron dando un paseo viendo belenes y Júlia alucinó con el belén gigante que montan cada año en la Plaza Barcelona. Mi madre le decía que iban a ver un belén que las figuras eran igual de altas que ella y Júlia incrédula hasta que no las vió no se lo creyó. Pasaron una tarde de lo más entretenido, nieta y abuela. Son muy cómplices. Que bonito, me encanta. A veces me desespero cuando voy a buscar a Berta a la guardería; hay una niña que cuando viene a buscarla su abuela se pone a llorar como una cosaca y la trata fatal. Yo no sé si es que le da vergüenza o qué. La pobre abuela pasa un apuro tremendo. Por fortuna, yo tengo comprada a esta niña, porque cada día del año le doy una galleta y me quiere con locura. Me hace más caso a mí que a su abuela y hay días que hasta a su propia madre. Entonces me la llevo a mi terreno y le digo en la oreja que le voy a contar un secreto: que tiene que querer mucho a su abuela, porque tiene la gran suerte de tener una abuela. Yo no la tengo, ¡y cuánto las he echado de menos! Al final consigo conformarla, le explico que su abuela la quiere muchísimo y más o menos deja de llorar y consigo sacarla de la clase. Yo sufro por su pobre abuela, el mal trago que pasa. Supongo que no por la niña, si no por lo que podamos pensar los adultos. Y los adultos nos ponemos en su pellejo y sufrimos tanto como ella.
Hubo una temporada, pues dos cursos enteros de Júlia en la guardería, cuando todavía tenía mi empresa, que la iba a buscar mi madre y ella se volvía loca de contenta y en cuanto la veía entrar por la puerta se abalanzaba corriendo a mi madre para darle un abrazo bien grande. Y hasta el día de hoy. Y si es Berta, se vuelve loca cuando ve a su abuela. Es más, cuando llegamos al cruce de su calle ya está gritando "¡a iaia, a iaia!". No sé si esto va con los niños o va con lo que inculquemos los adultos.

25 de Diciembre de 2010

Día de Navidad. Yo estaba rendida de toda la semana, de los acontecimientos, del no parar. Además estoy con un resfriado que no puedo con él. Me duele todo el cuerpo. Todavía arrastro las dos horas y media del miércoles con Berta en los brazos. Las malas posturas no son buenas.
Por suerte, como cada día, me subo en la báscula y peso 60,8 kg, lo mismo que pesaba ayer. He sobrevivido a las comilonas del día 24 sin alterar ni un gramo mi peso. Ya he adelgazado 15 kg desde el 15 de Julio y 25 kg desde que parí a Berta. No está mal. Estoy en el camino.
Recogemos un poco la casa. Me acuerdo que finalmente no he comprado el regalo de amigo invisible de mi amiga C. Salgo a comprar al Opencor que en estos casos siempre me saca del apuro. Pero hoy es Navidad y justamente hoy es el único día que está cerrado en todo el año. Por suerte, cuando paso con el coche veo de reojo que la papelería está abierta porque venden prensa y tienen libros. Mi salvación. Entro y después de mirar y mirar sin saber que comprar le pregunto al dueño (que es un papa del cole) que libro me aconseja y el primero que me saca se titula: Maldito Karma. Me viene al pelo. Seguramente lo he atraído a mi vida. Me enseña otros títulos, pero decido que este es el afortunado.
Me vuelvo para casa y le tomo el relevo a Jordi con el aspirador. Y cuando aún no he acabado empieza a llegar gente. ¡Qué horror! Y más gente. Se acabó el aspirador.
Llega la suegra de mi cuñada Esther. Me mira de arriba a abajo y me dice:
- Hombre Mari (odio que me llamen Mari), felicidades, enhorabuena, huy que bien te has quedado!!! - menos mal, esta señora es un encanto. Lo es de verdad.
Yo - Sí. Se hace lo que se puede.
Mientras va llegando más gente. Hasta que estábamos los 22 que nos reuníamos a comer.
Yo cada vez estoy más cansada. Llega un momento que ya no puedo más. Después de pegarnos la gran comilona, me meto en la cocina a fregotear ollas y meter los platos en el labavajillas.
Hacemos el amigo invisible. Berta se quedó dormida en la mesa y la pusimos a dormir en la cama. Júlia es la encargada de repartir los regalos del amigo invisible.
Este año yo fui la última en coger el papel y como no podía cambiarlo con nadie porque todo el mundo ya había cogido el suyo, me tocó el mío mismo. Menos mal. Porque saben que odio las figuritas y casi cada año me regalan una de bazar chino. Y este año no. Este año mi amigo invisible ha sido un libro: El 
Poder de Rhonda Byrne, la escritora del El Secreto.
Antes de empezar con el amigo invisible, se presentó mi madre diciendo que venía a comer. Se quedó con todo el mundo porque se lo creyeron. Como en casa de mi hermano eran muy pocos y se pusieron a ver Harry Potter, mi madre pensó que venir a mi casa y así felicitar las fiestas a todos era lo mejor. Y me sentí fatal, porque si hubiera sabido que vendría le habría comprado alguna cosilla. Para el año que viene lo tendré en cuenta.
Después del amigo invisible nos pusimos a jugar al UNO. Pero éramos ciento y la madre en una mesa enorme por lo menos éramos quince jugando y era un descontrol, porque entre los que estábamos sentados en las puntas que no veíamos un pimiento y el que intentaba hacer trampas o imponer sus normas era un cachondeo. Hubo un momento de la partida, en que a mí se me empezaba a ir la cabeza. Y eso que no bebí nada, solo dos copas de cava rosado que trajo mi amiga C.
Julieta se puso a jugar al Parchís con el sector joven (las consuegras de mi suegra) y con las estrictas reglas de la suegra de mi cuñada Rosana, que para el juego es infalible; decía que se empezaba a jugar con todas las fichas dentro de casa y yo le dije que empezaran con una fuera, ya que si no le salía un cinco a Júlieta podría aburrirse y ella tozuda que no. Tres veces coloqué la ficha en la casilla de salida y ella tres veces que la metió en casa. Menos mal que a la pobre Júlia le salieron muchos cincos y cada vez que le salía uno venía corriendo a decirme:
J - Mama! M'ha sortit un cinc!
Yo - Molt bé carinyo!
Hizo como seis viajes desde su silla hasta la mesa donde yo estaba jugando al UNO.
Al final, cerca de las diez de la noche empezaron a desfilar y por fin de nuevo reinaba la paz y el silencio en mi casa. En mi casa llena de botellas de cristal vacías y medio llenas, de papel de envoltorios de regalos, de polvorones, de turrones, de bombones, de chocolates, de galletas, de restos de vasos de plástico que salían hasta de detrás de los sofás, de migajas de neulas pisoteadas, de vasos de cubatas, de un pestazo descomunal a caldo de Navidad con pelota y "carn d'olla" con galets... Navidad, dulce Navidad.
Acostamos a Júlia al mismo tiempo que Berta se levantaba de la siesta. Estaba agotada. Se tomó un vaso de leche con Cola - Cao y la pudimos volver a acostar y durmió toda la noche.
Jordi se sentó un momento en el sofá y se quedó kao. Calló fulminante. Se durmió. Yo entré en la cocina y estaba hecha unos zorros. La mesa con el mantel de papel con motivos navideños y llena de un montón de cosas. El suelo estaba asqueroso. En el mármol no cabía ni un alfiler. Empecé a recoger un poco, me dije que sólo recogería la mesa, pero al final me lié, me lié y la recogí entera hasta barrer y fregar el suelo. Cuando por fin acabé, ya eran las doce de la noche. Estaba agotada. Me hice un vaso de leche y me fui a dormir. Ya no podía más.

Día 24 de Diciembre de 2010

¡Qué día más intenso! Por la mañana voy al trabajo y a media mañana nos vamos al Tanatorio de Les Corts en Barcelona, donde hemos quedado a las 12:00 h con algunos de los miembros del Institut de Gospel Barcelona, para darle el último adiós a Joan. La familia nos ha pedido que le despidamos de la mejor manera que sabemos: cantando.
Cuesta mucho cantar. Hay que contener la emoción y las lágrimas, pero seguro que a él, que nos escucha ya desde otro plano puede que le de paz. Quien sabe.
Hemos cantado Amen, Rock my soul (mece mi alma) y Aleluyah. Un drama.
Y después de aquí tengo que cambiar mi semblante camaleónicamente y me dirijo al restaurante donde tenemos la comida de empresa. ¡Qué difícil!
Acabamos a las 17:30 h por lo menos. Camino a casa me detengo en el Caprabo a comprar algunas cosas que me hacen falta para estos días de Navidad.
Hoy es 24. Hoy caga el tió. Después del mal cuerpo del día, hay que hacer de tripas corazón y todo por las niñas.
Como cada 24 de Diciembre por la tarde, me encuentro envolviendo regalos. Esta vez en el trastero. Cuando ya estuvo todo envuelto, subí a casa. Llamé a Jordi al móvil para que las despistara en la habitación y se le ocurrió poner música y encerrarse en la habitación a bailar con ellas. Lo mejor, es que cuando yo entraba llegaba mi madre también y querían continuar en la habitación con la puerta cerrada y bailando. ¡Qué monas!
Regalos escondidos, nos pusimos a poner la mesa y Júlia y Berta querían colaborar. Improvisamos unos centros de mesa con velas navideñas y bajé al trastero a coger unas bolas de navidad que pusimos en los platos blancos. Quedó monísimo.
Vinieron mi hermano y su familia y cenamos prontito. Nos pusimos por fin a hacer cagar al Tió. Saqué tres palos de fregonas que tenía en el armario del lavadero y a Berta le di el palo de empujar su bici. Menudo cabreó que pilló. No quería ese palo y mientras intentaba arrebatarle el palo a su primo Pau (de 10 años), me fui a fuera y desmonté la escoba para que estuvieran todos en igual de condiciones.
Picaron, picaron y picaron y el Tió, cagó, cagó y cagó.
Para Júlia y Berta: un juego enorme de plastelina: heladería, peluquería y hamburguesería, vajilla completa de la Kitty y cubertería, turrón de las princesas, chuches y chocolates varios.
Júlia: ratolines tipo furbys (en realidad el suyo es un gato) pero ella dice que es un ratolí. Caja de música con cuentos de princesas, dragons i caballers. Set para pintar 3D de las princesas, un collar muy chulo que les hizo mi madre, un anillo de lentejuelas (muy chulo también) y no me acuerdo que más.
Berta: otro ratoncillo, un cuento con fotografías de animales, un teléfono móvil de La Casa de Mickey Mouse, un Gussi Luz, otro collar y tampoco me acuerdo que más. Estuvieron picando bastante rato. Lo mejor de todo las caras de inocencia y de ilusión. Nada más que por esto vale la pena.
Mi familia se fueron temprano, cerca de las doce menos cuarto. Entramos en la habitación de las nenas para ponerles el pijama y dormirlas y me senté en el sillón, me quedé frita. Antes que ellas. Les dije que sentía mucho no poderles cantar el Luralá (Tura Lura Lura - nana Irlandesa) y me ensobré en mi cama. Al día siguiente Navidad.

Temas pendientes

Pues tengo pendiente explicaros como fue el concierto de navidad de Júlia en el cole. Fue muy emotivo, la verdad. Son tan bonitos estos niños. El día 22 de Diciembre transcurrió frenético, como siempre. Hay que ver como son las cosas.
Por la mañana, a primera hora, llevé a Julieta al cole y como la conserge se jubilaba, los papas y las mamas le teníamos que obsequiar con una flor, una preciosa gerbera (la nuestra de color rosa por supuesto), pero para entregársela había una cola, que daba la vuelta al colegio, pero teníamos que hacerlo. Después de eso, dejé a Júlia en la clase y me fui a la biblioteca a escribirle unas palabras en un librito de recordatorio. ¡Que emotivo! Esa mujer es toda una institución en el colegio. 
El concierto empezaba a las 10:30 h  sobre las 9:30 h me fui al despacho a intentar solucionar una cosilla de un diseño y volví al concierto. Como ya iba justa de tiempo, salí con el coche a todo meter, y como siempre atascos (donde nunca los hay, como marca la Ley de Murphy). Además el buen samaritano que llevaba delante conduciendo, dejaba pasar a todo el mundo en los pasos de cebra y lo que no eran pasos de cebra y es que hay un lema local en este pueblo de Molins de Rei: los peatones cruzan por donde les sale de las narices y punto, te guste o no.
Caía una fina lluvia y estaba todo nublado, fue un día gris. Por fortuna, llegué puntualísima a las 10:30 h al concierto.
Cantaron los últimos y los esperamos con mucho entusiasmo. El resto de cursos lo hicieron también muy bien. A medio concierto, Jordi recibe un mensaje del contestador; era Rosa de la guardería de Berta, que Berta estaba fatal, con fiebre y que la fuésemos a buscar cuánto antes. En cuanto acabaron de cantar, Jordi se fue escopeteado porque tenía que ir a trabajar y mientras yo estaba en la clase de Júlia, deseándole feliz navidad a las maestras me suena el móvil. Cuando lo cojo, tenía 10 llamadas perdidas. Era mi jefe:
J - ¿Dónde estás?
M J - Pues en el concierto de la Júlia.
J - ¡¿ Quieres hacer el favor de ir a buscar a tu hija pequeña a la guardería que te han llamado que está hecha polvo!?
M J - Si, ahora voy.
J - Es que siempre que te llamo estás en los bares (jajajaja) - y se ríe... es que es un cachondo.
M J - Ahora voy a buscarla.
La cosa fue así: Rosa (la profe), llamó a mi casa, llamó a mis móviles, llamó al móvil de Jordi, llamó al trabajo de Jordi y del trabajo de Jordi, llamaron a mi trabajo. La recepcionista sabe que como nuestra empresa es cliente de la suya, pues ella se encargó de llamarnos. Se montó un pollo que para qué. Se enteró todo el mundo menos nosotros. En fin, a los cinco minutos me presento en la guardería y me encuentro a Berta estirada en su colchoncito durmiendo, hecha unos zorrillos. Estaba caliente, tenía fiebre. Lo cierto es que las dos noches anteriores había tenido 38,7 y 38,9.
Cuando estoy recogiendo a Berta, otra vez el móvil. El jefe.
J - ¿Has recogido ya a tu hija?
M J - Que sí. Me voy a urgencias a llevarla.
La lluvia empieza a apretar. Cargo todas las cosas de Berta en el coche: bolsa, cochecito, etc... me despido de la maestra, feliz navidad y esas cosas y me voy a urgencias.
Llego al parking de urgencias y está completo, por suerte un coche sale pero el hueco es bastante estrecho para el mío. ¿Qué coño hago ahora? ¡Y lloviendo! Si meto el coche no puedo salir por ninguna de las dos puertas, así es que tiro marcha atrás hasta que me permite abrir un poco la puerta y puedo salir. Entro en urgencias, le digo a la del mostrador si me puede echar un cable, saco a la niña del coche y me la aguanta un momento mientras aparco el coche como puedo. Saco a la niña, la meto en urgencias y se la endoso a la del mostrador, que se enternece cuando ve al angelito Berta con esas mejillas sonrojadas y esos ojos azul cristalino. ¡Cómo pesa!, me dice. Ya, le digo yo.
Salgo fuera de nuevo intento meter el coche lo más pegado posible al de al lado para poder abrir una puerta y salgo por la puerta del copiloto.
Subimos a urgencias. Berta solo quiere dormir y en bracitos. Dos horas y media con la niña en brazos y durmiendo, sin un triste punto donde apoyar el brazo. Como resultado dolor de brazo y espalda descomunal.
La pediatra me dice que no lo tiene muy claro y me manda a hacerle una placa. Confirmado: tiene principio de neumonía. Me pega una bronca descomunal por no haberla llevado antes a urgencias. Aguanto el chaparrón como puedo (por lo visto dentro de urgencias también llovía), reposo absoluto, antibiótico y me da hora para el día 3 de Enero.
Este hecho hace que todas las navidades cambien. Noche buena se hacía en casa de mis primas, se cambia a hacer en mi casa: vendrán mi hermano, cuñada y dos sobrinos y mi madre.
El día de Navidad, se hacía en casa de mi cuñado Manolo y también se cambia para hacerlo en mi casa: 22 personas, la familia de Jordi y además las tres consuegras de mi suegra y después se presentó mi madre que venía de comer de casa de mi hermano. Lo que yo digo, un día de estos viene cualquiera que pase por la calle. No hay problema hay sitio y comida para todos. 
Después de urgencias me fui para casa y ya desconecté del todo, me dediqué en cuerpo y alma a cuidar a la Bertita que estaba hecha unos zorros.
Tenía que hacer unos presupuesto urgentes para este cliente nuevo que me ha entrado y mientras Berta dormía los iba haciendo, pero le entraba tos, se le caía el chupete, porque se ahogaba y no lo podía tener puesto y a la vez lloraba porque quería el chupete. El pez que se muerde la cola.
A las 16:30 tenía que venir mi madre a casa para yo poder ir a buscar a Júlia al cole y llevarla escopeteada a l'Escola Mpal de Música, porque tenían su especial de Navidad. Una clase abierta a los padres. No era bien, bien concierto.
Como siempre llego tarde a buscarla, ya que con tanta interrupción de la pobre Berta, (le tenía que dar el antibiótico, explicarle a mi madre como ponerle el termómetro, y enviar los malditos presupuestos) llego al cole derrapando con el coche como casi todos los días del curso.
Recojo a Júlia. Nos vamos para la escuela de música. Por suerte hoy he encontrado aparcamiento a la primera y sin zona azul. Llueve, sacamos los paraguas y Julieta va más despacio porque está pendiente del paraguas, lo tiene que coger con las dos manos porque si no no puede con él.
Llegamos a la escuela de música, le pongo los calcetines anti deslizantes y viene la profesora y se los lleva a la clase. Nos esperamos quince minutos y luego nos vienen a buscar a nosotros. En ese momento de calma, decido que me saco un café de la máquina y me fumo un piti fuera. El café cuesta 50 céntimos, le pregunto a la conserje si da cambio la maquinita del café y me dice que sí. Le pongo un Euro y la cabrona se traga los 50 céntimos de cambio. Se ha cobrado ella misma el bote de Navidad. ¡Qué cabrona, hay que jorderse! Decido que ya paso de los 50 céntimos y me voy a fuera a fumarme el piti.
Cuando entro hablo con una mama y un papa y en seguida viene a buscarnos la profesora de Julieta.
Entramos en la clase y los niños nos deleitan con todo lo que han aprendido durante el trimestre: tocan instrumentos, cantan, bailan, hacen música con instrumentos varios siguiendo una partitura gigante enganchada en la pared... son unos prodigios... hago unos cuantos vídeos con la cámara para que luego Jordi los pueda ver, ya que no ha podido venir esta tarde. La batería de la cámara está parpadeando porque me estoy quedando sin batería, pero al final consigo grabarlos todos.
Nos vamos corriendo para casa que está mi madre con Berta. Y por hoy se acaba de correr de arriba para abajo.
Hacemos los baños y la cena y cuando estoy agotadísima dando el antibiótico a Berta de nuevo y tratando de dormirlas, me suena el móvil. 
Jordi me pregunta si lo coge o no. Le digo que claro, que lo coja. Era Alicia de gospel. Jordi me dice algo como que un compañero de gospel ha fallecido. No me dice quién. Pongo a Berta en la cama y el ansia y la curiosidad me puede. Salgo de la habitación, llamo a Alicia y me entero que nuestro Joan ha muerto a causa de un accidente laboral.
No puedo contener las lágrimas por la rabia, por la injusticia. Hace tan sólo dos días le envié un correo electrónico donde le daba la dirección de mi blog y le envié el libro que estoy escribiendo. Me pidió que se lo enviara. Me estaba echando un cable.
Júlia me espera en la habitación para que le cante el luralá. Entro a cantarle la nana, es como un mantra, pero hoy me cuesta mucho cantársela. El mantra se rompe con los sollozos y las lágrimas y los mocos no me dejan cantar como siempre. Estoy muy triste y necesito tener más información sobre el suceso. Doy un beso a las niñas, les digo que les quiero mucho, como cada día y salgo de la habitación, telefóno en mano a llamar a Rosana que tiene más información. Triste, muy triste. Impotencia. Rabia. Incomprensión. Pero hay que continuar luchando en esta vida. Por mis niñas. Por mi familia. Por mi familia gospeliana.

viernes, diciembre 24, 2010

3 días de luto oficial

Ayer falleció nuestro compañero de gospel Joan. 37 años. Gran amigo. Y mi compinche en este mundo de la escritura. Accidente laboral. Se ha caído de un tejado 15 metros de altura. El techo cedió y el calló.
Ahora pasa a formar parte de los ángeles del cielo y sé que desde allí me guiará, me dictará y me enseñará el camino hacia el éxito en la escritura. ¡Cuánto te vamos a echar de menos todos!
La familia nos ha pedido que le despidamos de la mejor manera que sabemos hacer: cantando gospel.
Me es tan difícil escribir estas lineas. Ayer fui incapaz de escribir ni una sola palabra y eso que el día dio para mucho. Estrés a tope y para colofón final la llamada de mi amiga Alicia con el notición.
Lo peor de todo, es que hoy me he encontrado a otra compañera del otro coro y me ha dicho que a otra compañera de gospel también se le ha muerto el padre.
Mañana cantaremos para Joan y nos entregaremos, como el decía: "yo en gospel me entrego".
Claro que sí Joan, nos entregaremos, nos despediremos de ti de la mejor manera que sabemos hacerlo y de la mejor manera que a ti te hubiese gustado: cantando.
Ve hacia la luz, los ángeles te esperan y ya sabes: "Oh when the Saints go marching in".
Siempre estarás en nuestros corazones. Siempre.
Llévate este abrazo tan fuerte que te doy.
Hasta siempre Joanet.

miércoles, diciembre 22, 2010

Qué estrés de tarde

Ayer por la mañana, de camino a entregar unas lonas a un cliente, me suena el móvil y era la clienta de un cliente para anular unas tarjetas. El diseñador no se enteraba un pimiento, yo a tope de faena y las tarjetitas se las traían. 10.000 tarjetas de visita, redondas (troquel) a 2+ 0 tintas y 2+0 tintas (2 modelos diferentes). Para ahorrarle costes al cliente, decidimos hacerlas en cuatricomía y montar las planchas con los dos modelos. El problema que en cuatricomía los colores no son tan vivos como los pantone. El diseñador no tenía ni idea de nada. Si eso es un diseñador yo soy controladora aérea. No sabía ni que era lo que quería; ni tipo de papel, ni medidas, nada. Luego nos envía un diseño en pdf (para imprenta necesitamos el original en un Adobe Ilustrator, o Corel Draw o Free Hand... un archivo como Diós manda. Después de un largo periodo de tiempo (por lo menos un mes) acabamos ya con todos los cambios, los colores decididos y el tipo de papel y lo llevamos a imprenta. Y cuando ya están en imprenta, me llama la clienta y me dice qu quiere anular las tarjetas y le digo que vale, que ok, pero que están en producción. Me dice que ha encontrado un sitio que se las hacen esa misma tarde (imposible por el tipo de tarjetas que son).
Le digo que llamo a producción a ver en que punto se encuentran y la vuelvo a llamar.
Los de la imprenta me dicen que ya están hechas las planchas para entrar en máquina y que si las anulamos, además de perder el pedido, tenemos de pagar las planchas (después del por culo que han dado las tarjetas).
Llamo a la clienta y como ya de perdidos al río, le digo que muy bien, que anulan las tarjetas pero que tienen que pagar las planchas. La clienta monta en cólera. Me pone de todos los colores. Me dice que ella entiende que yo soy la comercial y que claro los comerciales todo lo que vendemos es muy bonito. Sí, sí, lo que tu quieras pero tienes que pagar las planchas. Lo que puedo hacer es llamar a producción para ver si pueden hacer un esfuerzo y tenerlas antes. La clienta se conforma. 
Vuelvo a llamar a la imprenta y me dicen que lo antes que pueden tenerlas es el martes (osea hoy) por la tarde.
De nuevo llamo a la clienta y le digo lo que me ha dicho la imprenta y además que se las llevo el miércoles por la mañana a primera hora. Me comprometo a llevárselas. La clienta acepta. No perdemos el pedido. Pero cuando cuelgo me doy cuenta de que el miércoles por la mañana es el concierto de Navidad en el colegio de Júlia y mi niña canta. Y me cago en todo, en las tarjetas, en el diseñador, en la clienta y en mi por meterme en estos marrones. Llevo 1 mes sin ponerme nada en la agenda para este miércoles y en un minuto voy y la fastidio.
En fín. Hoy estaban las tarjetas, miro donde tengo que entregar y es uno de los peores sitios de Barcelona, por la Plaça Lesseps (donde un autobús me arroyó y me dejó empotrada contra una farola y me subió a la acera). Sé que es una zona complicada para conducir y si voy por la mañana a primera hora no voy a llegar al concierto y decido que esta tarde las voy a llevar.
Hoy martes Júlia tenía piscina y como tengo la cabeza como la tengo, me olvido por completo. Yo tenía mis esquemas mentales ya hechos: recojo a las niñas y las llevo a casa de mi madre y me voy a comprar regalitos del tió y algo para reyes. Ni acordarme de las piscina.
A media mañana decido que voy a omitir lo de las compras y voy a ir Rubí a buscar las tarjetas y a Barcelona a llevar las putas tarjetas.
Llego a casa a las 16:25 h, como, como los pavos. A las 16:48 llego a recoger a Júlia. El guardia urbano, el agente Martínez (que es un cachondo) me mete la bronca porque siempre me da paso para que tire recto y me meto a la izquierda, pasando por detrás de él. Me dice que siempre le hago lo mismo, y le digo que es que tiro recto y como no hay aparcamiento, es por eso que giro a la izquierda. Se rie y me deja pasar, porque sabe que siempre voy tarde.
La profesora me dice que Júlia le ha dicho que hoy no iba a piscina. ¡Piscina! ¡Se me había olvidado por completo! Me dice la profesora que como no le había dicho nada esta mañana. Le cuento mi vida estresada (un poco por encima) a la maestra y me voy con Júlia a buscar a Berta. Es el último día de piscina, pero entre que tengo que ir a Barcelona y que está muy resfriada y con el frío que hace, por que no vaya un día no va a pasar nada. Y en parte mejor, porque es una trastada hacer ir a mi madre, con el frío que hace y lloviendo, con la Berta, (hay como 30 minutos andando de casa de mi madre al cole y todo cuesta arriba). Inviable. Recojo a Berta y las llevo a casa de mi madre.
Yo con una prisa que me muero, antes de decirle "hola" a mi madre, agarro el teléfono y llamo a la imprenta para ver a que hora cierran. A las 18:30 h. Bien. Me da tiempo de tomarme un café rápido y salir zumbando. Mi madre me empieza a explicar un rollo, que ha hecho unos collares (chulísimos, por cierto), con cordón y unas florecillas de ganchillo y alguna pedrería, muy bonitos sí, pero le pone la guinda con una foto de las niñas y plastificada de unos 3 x 3,5 cms (se carga todo el collar), pero a la mujer le hace ilusión. Me empieza a explicar, que además de la foto, les quiere colgar un monigote y me explica con pelos y señales todas las tiendas del pueblo que se ha recorrido buscando los monigotes idóneos para colgar y no ha encontrado. Yo le digo que no hace falta que le cuelgue nada, que las flores de ganchillo son la gracia y al final la convenzo pero no logro disuadirla de que no cuelgue la foto de las niñas. Ella: "¡Qué sí! Ya verás cuando se vean ellas, como les gusta" Yo: "Mama, si es muy bonito, no le cuelgues nada" Ella: ¡Qué sí, hombre! Que a mi me hace ilusión". Yo: "Pues bueno, si te hace ilusión haz lo que quieras".
Yo con una prisa impresionante. Puse el café en el microondas y con el rollo de los collares y que si cuelgo dejo de colgar, cuando voy a abrir la puerta del micro y coger el café, el café llevaba una hora hirviendo y el interior del microondas se había regado con café. Sólo me quedó en el vaso menos de un dedo y tuve que volver a ponerme más y limpiar el estropicio. ¡Con la prisa que llevo joder!
Me tomo el café y no me entretengo más, porque si no me explica como ha hecho todas y cada una de las florecillas del collar. Voy hacia la imprenta, ya son las 17:45 h. 
Cuando llego, voy a buscar las tarjetas y ¡sorpresa!, están impresas en papel verjurado y al final el diseñador me había cambiado el papel por papel estucado. ¡Mierda, mierda y mierda! Además el color verde de cuatricomía no se parece ni por asomo al color del pantone. Las tarjetas magenta aún, pero las verdes...
Me da absolutamente igual. Me voy a Barcelona a llevarlas, porque ya estoy hasta los huevos de las putas tarjetas.
Tengo que coger la Carretera de la Arrebassada, porque me pilla más cerca de la zona a donde voy, por ello tengo que volver a Sant Cugat. Está lloviendo. Cuando paso a la altura del Colegio Europa hay un atasco de tres pares de narices. No me sulfuro. Si me pongo nerviosa es peor. Me pongo musiquita, me enciendo un cigarro y llamo a Jordi para explicarle mis miserias laborales y desahogarme. Y explicarle mi situación ya que eso condiciona la suya: tendrá que ir a buscar a las nenas a casa de mi madre.
Por fin enfilo por la Arrebassada y ¿qué pasa? Va habiendo un poco de niebla. Un poco más. Mucha más. No veo ni torta. Con las luces cortas no veo y con las largas veo menos. Veo una pared completamente blanca y voy a 30 por hora y cagada de miedo. Quiero encender las luces antiniebla, pero no tengo ni idea de donde están. porque llevo las luces en modo automático y no tengo que tocarlas para nada. Empiezo a trastear el interruptor de las luces, pero de repente se ponen más cortas todavía, o lo que es peor, se apagan. No veo absolutamente nada de nada. La carretera de la Arrebassada es una carretera con muchas curvas, que atraviesa la montaña de Collserola hasta Barcelona, pasando por el Tibidabo y además hay muchos jabalíes. Más de una vez se me ha atravesado uno en medio de la carretera y siempre voy con mucha prudencia. Pero hoy más. Voy muy despacio y frenando. Miro por el retrovisor y llevo una caravana del carajo, pero me da igual, porque voy primera y no pueden pasarme. Me sabe mal, pero no puedo pensar en eso porque si no me pongo nerviosa y la puedo cagar, puede que la carretera haga una curva y yo no. Intento concentarme al máximo. El navegador, enganchado en la luna delantera, me da una guerra tremenda porque me tapa las rayas del borde de la carretera. Estoy estresada al límite.Pienso que cuanto más cerca de Barcelona esté habrá menos niebla, pero la maldita niebla cada vez es más y más espesa y veo menos que un gato de escayola.
Por fin llego a Barcelona, navegador a pleno rendimiento y  mi mapita impreso del google maps. No me puedo perder. Llevo la ruta estudiada al dedillo. No es la primera vez que paso por ahí y llevo todo el día visualizando el recorrido. Arrebassada, C/ Esteve Terrades, Avda. Vallcarca, Travessera de Dalt y ya está, ahí está mi destino, evitando pasar por la Plaça Lesseps. Nada puede fallar. Excepto, que te encuentres unas malditas obras y te desvíen por otro sitio, te lleven a Plaça Lesseps, no puedas girar a la izquierda porque está prohibido y te envíen a tomar por culo por Avenida Príncipe de Asturias y tengas que subir por la Calle Gran de Gràcia y chuparte otro atasco monumental a las 19 h de la tarde. Por fin, llego a Travessera de Dalt, pero la dirección está en sentido contrario, al otro lado de donde estoy y tengo que pasar de largo bastante hasta poder girar de una puta vez por todas a la izquierda. Cuando consigo encontrar un cruce para girar a la izquierda hay un semáforo que dura una eternidad, se pone verde y hay un segundo que dura otra eternidad. Por fin llego a la calle, y no se puede aparcar, ni a derecha ni a izquierda. Pero al fin diviso la bandera de cuadros blanca y negra en el tom tom a modo de llegada y veo que hay una acera impresionante y ni corta ni perezosa me subo a la acera, porque yo lo valgo (y porque estoy hasta los mismísimos). Entrego las tarjetas, la clienta no está (mejor), y le digo a la chica si me deja hacer un río, porque además el trayecto se me ha hecho más largo. Me estaba haciendo un pis descomunal. Ya no me aguantaba más. Estaba a punto de reventar. Por fin entrego las tarjetas y como el camino de vuelta ya, más o menos, me los sabía, llego muy pronto a la Arrebassada. Pero esta vez, voy con ventaja. Menos mal que entre semáforo y semáforo he indagado como se encendían las luces de niebla y me he dedicado a enceder y apagar las luces hasta dar con el botón y verlas reflejadas en el coche de delante. El del coche de alante miraba por el retrovisor y creo que estaba alucinando un poco.
Voy a coger la carretera de curvas y en principio parece que no hay tanta niebla. Aunque cada vez que me adentraba más en la montaña había un poco más (no tanta como a la ida), pero ya nada puede pasarme: voy con mis superluces antiniebla. Y voy despacio. Y llevo un colón impresionante de nuevo. Y voy primera otra vez. Sin estrés. Llego a las 20:00 h a Sant Cugat. Llamo a Jordi y está recogiendo a las nenas en casa de mi madre. Le digo que me voy al Caprabo a comprar los regalitos. Voy al Caprabo de Coll Favá y no hay lo que busco que vi en el Caprabo de Can Sant Joan (casi en Rubí) y decido que voy a ir. He ido. He comprado. Y he disfrutado de lo lindo con las compras. He comprado:
-El macro juego de la plastelina (heladería y pizzeria), 12 botes de plastelina, dos hamsters (tipo furby), unos cuentos de princesas, dragones y castillos (o algo así) para Júlia que están dentro de una lata que le das cuerda y hace música. Un cuento para Berta de fotos de animales (muy chulo), dos colonias de las princesas que llevan dos clips para el pelo y una corona de princesa, una bajilla completa (plato ondo, llano, cuchara y tenedor y baso de la Kitty para cada una), a Júlia un chandal rosa de princesas (que le hacía falta), a Berta un Móbil de la Casa de Mickey Mouse, el amigo invisible para el que nos ha tocado este año (por si hay alguien por ahí que pueda leer cosas que no debe), el otro amigo invisible que me ha tocado a mi (os aseguro que este año es el mejor regalo de amigo invisible que me van a hacer) (Me ha tocado a mi misma, cogí el último papel que quedaba, jajajaja), unas chuches y no sé que más, ya no me acuerdo. Total un pastón. Llevaba 12 € en descuento que me han hecho y que me he ahorrado. He llegado a casa, los he metido en el trastero. Y cuando voy a aparcar el coche en el parking, está el coche de Jordi. Vuelve a salir a la calle. He encontrado un aparcamiento en la puerta de casa pero no me cabía del todo. Así es que he subido a casa, he cogido las llaves del coche de Jordi, he bajado al parking, he sacado el coche. Me bajo. Me monto en el mío. Lo saco. Me bajo. Aparco el de Jordi. Me monto en el mío y entro de nuevo al parking y lo aparco. Llego a casa. La Berta es el segundo día que tiene fiebre, 38,9. Están con mucha tos y Bertita está bastante fastidiada.
Cuando duermo a Júlia, me pongo a hacerme la cena y cuando voy a cenar, me llama mi prima, en respuesta a la llamada que le hice hacía un rato. Hemos hablado 50 minutos. Y cuando por fin me siento a cenar ya son las 23:20. Tenía un hambre que me moría.
¡Vaya tardecita he tenido! Pero lo mejor, es que mañana podré estar puntual en el concierto de Navidad de Júlia. Y por la tarde tiene el concierto de Navidad en l'Escola Mpal. de Música. A las 17:15 h.
¡Qué estrés por Diós! ¡Qué sólo se acaba el año, no el mundo! 
Menos mal que la semana que viene, tengo 
V A C A C I O N E S.....

Carta a S.S. M.M. Reyes Magos de Oriente

Todavía no hemos hecho la carta de los Reyes Magos de Oriente, pero sí tengo todo el listado de cosas que quieren (marcado en los catálogos de juguetes); miedo me da sumarlo.
Júlia:
-Vestido rosa de la colección Fashions ............................3,95 €
- Teléfono móvil Princesas Disney...................................7,95 €
- Tiana mágica Princesas Diseney (de Cenicienta y de la 
Bella, para tener de quita y pon.................................... 7,95 €
- Conjunto de complementos de moda (zapatos, bolsos, 
antifaz con diamantes, pulseras, ect.............................11,95 €
- Conjunto de mircro con luces y gafas de la Kitty...........11,95 €
- Bolsito de maquillaje Princesas Disney........................12,95 €
- Caja registradora con accesorios................................ 14,95 €
- Monos locos........................................................... 19,95 €
- Juego de Pastelería Barbie........................................ 19,95 €
- Barbie Merliah......................................................... 19,95 €
- Cinexin Princesas..................................................... 49,99 €
- Guitarra de madera rosa, con seis cuerdas afinables....  39,99 €
- Muñecas hadas mágicas.............19,99 € x 2 modelos 
diferentes................................................................  39,98 €
- Muñecas Princesas con regalo (3 uds. Blancanieves, 
Cenicienta y como no, Sirenita)... 19,99 € x 3  ................59,97 €
- Muñecas Rapunzel Peinados de 
princesa.............................26,99 € x 2 modelos...........53,98 €
- Aspiradora Bosch (a ver si me hecha una mano).......... 32,99 €
- Disfraz de Cenicienta................................................29,99 €
- Disfraz de Bella Durmiente........................................29,99 €
- Disfraz de Bella (La Bella y la Bestia)........................ 29,99 €
- Disfraz de Blancanieves........................................... 29,99 €
- Teletubby Barriguita animada.................................. 44,84 €
- Cuento interactivo en inglés: Princess and de frog 
(Tiana y el sapo).......................................................5,22 €
- Conjunto de micrófono de pie y guitarra eléctrica 
de la Kitty.............................................................. 23,81 €
- Bateria single de la Kitty........................................ 28,70 €
- Barbie Sirenas baila y nada (2 modelos 
diferentes)....21 € x 2.............................................. 42,00 €
- Muñeca Barbie aventura mágica en París................... 29,97 €
- Carroza aventura mágica en París............................ 43,90 €
- Hadas aventura mágica en París (3 modelos 
diferentes).............14,99 € x 3................................. 44,97 €
- Ken (como no iba a haber Barbie sin Ken)................. 14,99 €
- Muñeca Alecia (que viene acompañada de su perrito).. 21,83 €
- Armairo purpurina (de la Barbie)............................... 49,80 €
- Muñeca Nancy "Los cuentos de Nancy" (Blancanieves). 29,95 €
- Nancy estudio de peinados......................................49,95 €
- Nancy y su Poni Fantasy......................................... 43,66 €
- Baby Sophie..........................................................30,00 €
- Xarranca electrónica Disney Princesas (que no 
incluye las pilas)..................................................... 36,99 €
- Cafetería Tarta de Fresa......................................... 39,41 €
- Boutique Tarta de Fresa......................................... 23,01 €
- Muñeca Winx Believix Fairy..................................... 29,99 €
- Muñeca Moxie Girlz Magic Hair Estampa.....................29,95 €
- La tienda de Minnie................................................34,95 €
- Fairy House Winx Flying Microdoll (este si incluye
 las pilas, eso que me ahorro).................................. 29,99 €
- Muñeña Jolina Ballerina Super patinadora hielo 
y ruedas................................................................ 29,95 €
- Cetro mágico Jewelpet (también con pilas)............... 24,98 €
- Parque acuático Polly Pocket Sirenas......................  30,98 €
- El cole de las Barriguitas......................................  49,95 €
- Baby Born, niña carita mágica con Set de lluvia 
deluxe (lo que tienen que poner los de marketing 
para pegarte el sablazo por la maldita muñeca, 
deluxe, manda narices)........................................... 49,95 €
- Bebecita aprende a comer (dice más de 60 frases 
y sonidos de bebés (¿los bebés hablan tanto?).......... 68,91 €
- Tocador clásico................................................... 32,99 €
- Set de maquillaje Princesas.................................. 13,95 €
- Disfraz de princesa con accesorios (3 modelos 
diferentes, 19,90 x 3...............................................59,70 €
- Palacio de Cristal de Princesas................................35,90 €
- Operación (juego de mesa).................................... 25,67 €
- Tragabolas (mítico, yo me harté de pedirlo y nunca
 me lo trajeron)...................................................... 25,67 €
- El juego de Caperucita Roja (sin las putas pilas)....... 19,94 €
- Nuevo Tetris Blocks............................................... 24,95 €
- Goco Lui (que se saca asquerosos mocos verdes 
de la nariz, que  educativo)...................................... 27,95 €
- Frutilandia Famoplay ............................................ 29,95 €
- Proyector Dress your Princess (ya tiene un 
proyector de princesas del año pasado)...................... 32,99 €
- Magic Fabric Estudio de Creación (máquina de 
hacer adhesivos, como su madre).............................. 29,95 €
Ya he perdido la cuenta. Se me va a bloquear la 
calculadora.
- Mi heladería mágica (Play Doh).............................. 22,07 €
- Patinete rosa de dos ruedas.................................. 29,99 €
- Mochila carro de la Hello Kitty............................... 39,90 €
- Películas: Aladin, Blancanieves....11,90 € la ud x 2... 23,80 €
- La Navidad Mágica de Mickey...................................8,90 €
- Fiesta para Princesas (2 diferentes 8,90 € la ud)........17,80 €
- Campanilla El Gran Rescate.................................... 17,90 €
- La Casa de Mickey Mouse (DVD).............................. 17,90 €
- Teatre de titelles + 4 titelles..................................24,99 €
- Caballo con sonido (para subirse ella)...................... 44,99 €
- Teléfono de Dora la Exploradora.............................. 29,99 €
- Disfraz de Hello Kitty............................................. 49,99 €
- Disfraz Barbie Moda Mágica en París......................... 39,99 €
- Mochila de carro de las Princesas............................. 36,99 €
- Beados super estudio (con 800 perlas y muchos 
accesorios)............................................................. 42,99 €
- Pack de 24 colores de plastelina Play Doh................. 17,99 €
- Princesas, poster para pintar .3D............................... 6,99 €
- Estudi magic fabric (otro de pegatinas, es que lo 
lleva en la sangre)................................................... 29,99 €
- Baúl de disfraces de princesas (37 piezas de 
accesorios)............................................................ 45,99 €
- Patines en línea de la Kitty.................................... 39,99 €
- Nancy y sus tres disfraces...................................... 31,99 €
- BUZZ LIGHTYEAR interactivo, explica 
aventuras (ya me dirás tú)....................................... 49,99 €
TOTAL..............................................................2.551,69 €
Casi nada se pide la niña.
Lo de Berta, más o menos lo hemos marcado entre Júlia y yo, porque como es tan pequeña aún no entiende mucho de elegir, aunque sí sabe lo que quiere, porque cuando Júlia lleva algo que le gusta dice:
B - Yo, yo, yo. E mio.
Berta:
- Juego de pesca de madera...................................... 15,99 €
- Granja musical.......................................................29,99 €
- Pluto vamos de paseo............................................ 42,99 €
- Libro de actividades Pocoyó.................................... 32,99 €
- Disfraz de Hello Kitty............................................. 49,99 €
- Teletubby barriguita animada.................................. 44,84 €
- Kitty peluche educativo.......................................... 24,87 €
- Pizarra Aqua Doodle.............................................. 19,99 €
- Micro con luz y gafas de Hello Kitty......................... 11,95 €
- Juego de bolos Mickey Mouse.................................. 11,95 €
- Puzzle de foam ciutat............................................ 19,95 €
- Blocs de fusta Barrio Sésamo.................................. 19,95 €
- Bona nit Hello Kitty............................................... 19,95 €
TOTAL...............................................................  345,40 €
Y ya no seguimos sumando, los Reyes Magos de Oriente traerán lo que buenamente puedan, porque todos estos juguetes no caben en casa.
Yo llevo tres años pidiendo un e-book y no hay manera de que llegue, pero yo creo que este año sí. El día 22 me va a tocar la lotería de navidad y los Reyes van a ser buenos conmigo.
También me gustaría un portátil nuevo, no estaría nada mal. 
Estoy retomando uno de mis hobbies: la pintura. Y también les pido óleos, acrílicos y lienzos, muchos lienzos. Con la escultura todavía no me atrevo porque para eso hacen falta medios. No me puedo poner a esculpir piedra o madera en casa con las niñas. Tampoco barro. Ensucian demasiado. Ya llegará el día en que tenga mi propio estudio y pueda retomarlo.
Y también me he pedido un tratamiento de diez masajes, con una técnica brasileña que hace mi amiga Vera, que remodela el cuerpo, es como las máquinas de lipoescultura, pero manual, donde combina diferentes técnicas, drenaje linfático, otro que es como si te metieran en una máquina de cabitación, reiki y no sé que más. Bueno, me lo he pedido y seguramente en Enero empiezo. El tema de la pérdida de peso, es otra historia. En otro momento escribiré un post acerca de ello.
Jordi se ha pedido el libro de "La bicicleta estática" de Sergi Pàmies y un jersey. Y eso es todo.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...