domingo, julio 31, 2011

Making of Pastel de Bob Esponja y más

Pues como lo prometido es deuda, aquí os dejo el making of del pastel de Bob Esponja. La base, el bizcocho es el de la receta del pa de pessic y el resto explicado gráficamente, es muy entretenido, pero me lo pasé pipa haciéndolo.
También hice unos cupcakes de coco buenísimos, receta cortesía de Alma de Objetivo: cupcake perfecto, aunque el acabado los hice un poco a mi manera:
Compré esta cápsulas para cupcakes en Ikea, monísimas pero hay que poner dos cápsulas porque se abren. 


Cobertura de chocolate y coco rallado. Estaban de escándalo.
Y esta noche me he lanzado a hacer unas mini hamburguesas, como no, riquísimas y totalmente improvisadas:
Ingredientes:
- Carne picada de ternera
- Puerro
- Zanahoria
- Calabacín
- Sal
- Papel de horno
- Bolsa de "Mix para ensaladas" de Mercadona: (que lleva: pipas peladas, manzana deshidratada, almendras y arándanos (los he sacado))
Se hacen las verduritas en la sartén. En un bol se pone la carne picada cruda y se añaden las verduritas. Añadimos la bolsa de Mix para ensaladas y lo mezclamos todo. Después, con las manos vamos haciendo las mini hamburguesas (me ha ayudado Júlia a hacerlas) y las ponemos encima de papel de horno. Una vez puestas en el papel de horno, recortamos el papel de modo que nos queda cada hamburguesa con su papel y a la sartén. Las he acompañado con puré de papatas y a las peques les he hecho mini hamburguesas de carne y verduras con marcianitos de puré.

jueves, julio 28, 2011

Seguimos con la repostería creativa

Esta vez yo creo que me he superado a mi misma en esto de la repostería creativa y se está empezando a convertir en una obsesión. Quizá porque echo mucho de menos mis clases de escultura en l'Escola d'Art i Disseny de Sant Cugat. Tanto las echo de menos que ante la imposibilidad de volver a las clases de escultura por cuestión de horarios y responsabilidades maternales, en vez de amargarme le he dado la vuelta a la situación. ¡Puedo hacer pequeñas esculturas comestibles! Lo malo, es que luego yo no me las como, pero bueno, siempre hay amigos y lugares donde llevarlas y regalarlas para que se las coman. ¿A quién no le amarga un dulce, no?
Pues ayer realicé por primera vez, mi primera compra en internet en una tienda interesantísima http://www.cooking-cookies.com/, de esas que es un pecado entrar en su apartado de "artículos" porque te lo llevarías todo. Y están cerquita, cerquita. En Sabadell.
Pues de momento, solo he comprado dos cajas para transportar cupcakes de 6 uds. cada una, unas capsulas de cupcakes a juego de las cajitas y dos pastillitas de mazapan para moldear. Antes de dar el ok al carrito de la compra, me lo miré y remiré, y me di cuenta de que había puesto de todo y decidí, de momento, quedarme esas cosas y que ya iría ampliando mis herramientas de trabajo y demás, porque al final es una pasta y yo soy muy sibarita. Para todas y cada una de mis aficiones, me gusta tener las mejores herramientas y medios, pero eso cuesta mucha pasta y tiempo.
Fueron rapidísimos en servirme el pedido, la misma tarde ya lo podía a pasar a recoger por un punto de recogida que tienen en Sabadell y así poder hacer mi pastel para B. que hoy es su cumple, cumple 6 añitos y tiene una ilusión tremenda de que su tata María José le haga el pastel de cumpleaños, como también se lo hice a su hermana C.
(Tengo que decir que hoy también es el cumple de mi sobrino Pau (el grande, tengo dos sobrinos que se llaman igual) y también tengo algo reservado para él) y también es el cumple de Eugènia (seguidora fiel de mi blog). A los dos, MUCHAS FELICIDADES)
 
¿No os parecen bonitas? Había capsulas mucho más chulas, pero lamentablemente no tenían la caja a conjunto, snif, snif...
La cosa comenzó, cuando hablando con C. de la fiesta de cumple de B. y del pastel, le pregunté cual era su personaje favorito y me dijo que le encanta Bob Esponja y a mí que me gustan los retos, allá que fui. 
Surfeé un rato por la red y a la 1:30 h de la mañana entré en Cooking-cookies a comprar lo que me faltaba para el pastelito. Pero casi todos los pasteles que vi eran con glasa real y para mi gusto es excesivamente dulce, así que dejé volar mi imaginación. Hice un pa de pessic y lo disfracé de Bob Esponja a base de coberturas de chocolate, colorantes alimenticios y mazapán.
En cuanto pueda os cuelgo el "making off" del pastelillo.
Mientras decoraba el pastel hice también unos cupcakes de coco, receta también de Alma de http://www.objetivocupcake.com/ fuente de sabiduría, inspiración e investigación dentro del mundo de la repostería creativa. (Si os gusta este mundillo no debéis dejar de mirar este blog, es muy chulo y práctico). Luego los decoré con cobertura de chocolate y lo espolvoreé con coco rallado. Me comí uno sin cobertura de chocolate, ¡tremendo!
Esta noche voy a hacer más para traerlos al trabajo y también haré de manzana, ya que a una de mis compis no le gusta el coco.
Soy muy novata en estos temas, pero me encanta aprender y sobre todo investigar dentro de este mundillo. A ver hasta donde soy capaz de llegar. Aurora, una compi de gospel de Barcelona, hace unas tartas que tiran para atrás (de buenas y de espectaculares) y tiene una buena amiga que hace cursos de cupcakes y un día de estos me voy a hacer uno para aprender, aunque me encanta ser autodidacta.
Hoy es el último día de guardería de Berta. Esta mañana cuando la he llevado, ya me he despedido de todas y cuando he salido de allí, de espaldas, y he cerrado primero la puertecita pequeña y el silencio invadía la escuela, me ha dado una pena y una nostalgia enorme. No he podido reprimir la emoción y he caminado hacia el coche con lágrimas en los ojos. En Septiembre al "cole de grans". Otra etapa más que pasa rápido, sin enterarte y eso que han sido cinco años de guardería. Nostalgia.
Hoy comeré bocata en el despacho, recogeré a Júlia en casa de mi cuñada, a Berta en casa de mi madre; iremos a casa a recoger el pastel y los cupcakes de coco para la fiesta de cumple y la bolsa de Julieta (se queda a hacer fiesta pijama en casa de la tata C.) y nos iremos a Torrelles a la fiesta de cumple de B. a ver que cara pone cuando vea su pastel, hecho con infinito amor.
A la noche cuelgo la foto del pastel del Bob Esponja y los cupcakes de coco, ya que no me la puedo bajar de facebook.


martes, julio 26, 2011

Ya soy tía - abuela

Desde que eres pequeño, la imagen de una Tía Abuela, es una persona mayor. La tía abuela, es la hermana de tu abuela, por consiguiente las abuelas son personas más mayores de lo que uno es ahora; siempre tenemos en mente, que es una persona mayor de 50 años.
Pues bien, este es uno de los mitos que se me ha venido abajo, porque YO YA SOY TIA ABUELA con 37 años. ¿Qué os parece?
Mi sobrina Esther (19 años) ha traído al mundo a su churumbel, después de creo que 12 horas de parto, Uriel un bebote de 3,5 k (aprox) y 51 cms, nació el domingo a las 8:30 h de la mañana y ha hecho a mi cuñada abuela a los 42.
Ayer por la tarde fuimos a verlo. Fuimos las tres: Júlia, Berta y una servidora.
Yo no sé que me pasa los lunes últimamente, no sé si es el calor o mi reclusión en el despacho que estoy aplatanada y eso que no paro de hacer viajes para arriba y para abajo recogiendo niñas (por suerte sólo dos, en estos momentos me planteo lo del tercero y no me veo capaz).
Llegamos al Hospital y antes de subir a la habitación, me saqué un café en la máquina a ver si me espabilaba.
Júlia y Berta espectantes con el funcionamiento de la máquina de café. Berta se pegó tanto al agujero por donde sale el vaso que cuando salió pegó un bote hacia atrás diciendo "uiix", Julieta y yo nos reíamos tanto, que no podíamos parar y Berta se enfadó, nos miró y nos dijo muy seria:
Berta: ¡No fa gasia hombe! - y Júlia y yo más nos reíamos aún y ella repitió:
Berta: ¡No fa ga-si-a hom-be! y Julieta yo venga a reir.
Subimos a la habitación y había un montón de gente, los abuelos (mi cuñada y mi cuñado) la madre del padre de la criatura, las hermanas de los padres del bebé, la prima... en fin, un montón de gente que poco a poco se iban yendo y así se quedó la habitación más tranquila.
Las nenas tímidas al principio de tanta gente que había pero en cuanto nos quedamos ya en familia, Berta empezó a jugar con las cortinas y yo temerosa de que las arrancara fuimos a ver al bebé que dormía plácidamente en su cunita transparente.
Júlia no se atrevió ni a tocarlo por lo prudente que es y el empeño de Berta era tocarle las manitas y la cara y lo destapé un poquito para que le tocara las piernecitas y saciara su curiosidad.
Es clavado al padre. Contra todo pronóstico (el bebé había salido al fin con fórceps y que generalmente los recién nacidos no son muy agraciados), Uriel tenía la piel rosadita y un cutis muy fino. La verdad es que mi sobrino - nieto es muy bonito, de esos que hacen que la baba se te caiga a raudales.
De momento no tengo autorización de los padres para poner su foto en mi blog, para que veáis lo guapo que es, pero en cuanto me den la orden de salida allí que voy a colgar la foto.
Los dos están bien, madre e hijo, pero la madre tiene los riñones y el culo hecho unos zorrillos de apretar para que saliera la criatura. Decía que no se iba a poner la epidural y yo le dije, que en mi caso, no había salido de casa que ya estaba llamando al hospital para que la fueran preparando y al final no hacía más que pedir que la pincharan para que se la pusieran. A veces nos creemos que podemos con todo, pero parir es duro, aunque después se te pase todo cuando tienes al bebé en brazos. Por esa razón y por la pereza de un nuevo embarazo (a parte de otras claro, económicas y logísticas) no nos decidimos por un tercer hijo. 
Muchas mujeres dicen que cuando están embarazadas es cuando mejor se encuentran, pero desafortunadamente no ha sido mi caso. Todo y no tener unos malos embarazos, de esos de estar en la cama parte del mismo o en su totalidad, puedo confirmar que mi caso no ha sido ese. Pude trabajar hasta el último día y podía ir de aquí para allá. 
Con Júlia vomité los tres primeros meses y el parto duró 2 horas 50 minutos. No rompí aguas. Con las pruebas que te hacen, me dijeron que tenía el cuello tres milímetros más ancho de lo normal y más corto, indicativo de que pudiese tener un síndrome de down y me tuvieron que hacer la amniocentesis; me la hicieron en diciembre y entre lo que tardan los resultados y las vacaciones de navidad, la incertidumbre de la espera de los resultados es un sin vivir. Después me diagnosticaron diabetes gestacional y me tuve que estar pinchando tres veces al día cada día para controlar los niveles de azúcar, un engorro y yo que tengo pánico a las agujas. Horrible. Acabé con todos los dedos destrozados por los pinchazos.
Con Berta vomité del primer día al último. Todo el día tenía que comer porque si no vomitaba. No tuve diabetes gestacional y mi cuerpo solo me pedía bollería industrial y gluten por un tubo (tengo intolerancia al gluten). Me puse como una vaca, engordé 20 kg y al contrario que con Júlia, que me engordé solo diez y cuando nació los diez kilos desaparecieron, con Berta, salió la niña y los 20 kg se quedaron durante bastante tiempo en mis carnes. Menos mal, que cuando me quedé embarazada de Berta, pesaba 10 kg menos que cuando me quedé de Júlia, pero en ambos casos estaba pariendo con 85 kg y metro y medio que mido. Valía más la pena saltarme que darme la vuelta. Pero es cierto que tengo dos hijas maravillosas, sanas, guapísimas y muy inteligentes que me enorgullecen cada día más de mi condición de madre y son mi motor y mi motivación para superarme cada día un poco más y aprender a ser mejor madre y mejor persona. 
De aquí el título de este blog: empezando a empezar. Empezando a empezar a ser madre, empezando a educar, empezando etapas nuevas con cada año que cumplen las niñas... empezando a empezar muchas cosas. Y ahora empezando a empezar a ser tía abuela, a ver que tal se me da.
Cuando salimos del hospital estuvimos un ratito en el parque que hay en el recinto del hospital y para casa a seguir con la rutina diaria de los baños, las cenas, el cuento y el luralá que ayer fue fluído y Júlia se fue a dormir por fin riendo y feliz (Berta no quiso estar encima mío y se pudo poner ella).


lunes, julio 25, 2011

Fin de semana de repostería creativa

Este fin de semana ha sido de aupita.
Llevaba dos días con molestias en el pie derecho y el viernes por la tarde - noche me dolía a horrores. Se me infló, yo creo que es del zapato y de conducir... me fui a gospel Bcn y cada minuto que pasaba me dolía más y más. Llegué a casa con el pie arrastras, véase el estado de mi piececito:

El sábado por la mañana, no podía levantarme de la cama, tenía un dolor de pie desmesurado y un dolor de cabeza que no tenía ni idea de donde salió pero era como si me fuera a estallar. Me levanté, desayuné y me tomé un pastillote a ver si los dolores (ambos dos) remitían.
Jordi, se iba a las 14:00 h hacía Tremp. Tenían un concierto dentro de una cueva (Cova Negra), un concierto Telúrico de su coral: La Camerata Sant Cugat junto con la Polifónica de Tremp, he recibido mensajes y llamadas de un montón de gente porque lo han visto en TV3, en el telenotícies (ver vídeo en el  enlace de Cova Negra). Total que me quedaba sola con las nenas, hasta el domingo al mediodía que el volvía ya que se quedaban a dormir, me consta que estuvieron de fiesta hasta las 3:30 h o las 4. Ya va bien que se pegue una buena juerga de vez en cuando.
No sé por qué motivo, justamente este fin de semana, las nenas estaban bastante chinchonas: Júlia provoca e incita, cabrea a Berta y Berta que es más temperamental, es de darle caña: pegarle pellizcos, empujarla, etc... me tienen frita. Júlia se divierte incitándola y provocándola, pero luego llora porque recibe... y es que no aprende, pero a mí cuando se lían de esa manera me desquician. 
Berta está haciendo un cambio importante. De los 2 a los 3 años, sacan su personalidad y es lo que ellos dicen y punto sin atender a razones y esto realmente me cuesta bastante, porque aquí no hay negociación, aquí son sus narices y las mías y a ver quien puede más. Y si es posible, que alguien me explique como hacer entrar en razones a una niña de dos años y medio con una rabieta descomunal que patalea, se resiste, se esconde debajo de la silla de la cocina y gritando "a pupe, a pupe". Conclusión: me paso el día gritando como una loca y esto me agota.
Ayer fuimos a comprar el regalo para mi sobrina Míriam y tenía que ir al super para comprar algunas cosillas que nos faltaban. Berta quería ir en el cochecito y le dije a Júlia que cogiera el patinete, porque así no se le hace tan pesado caminar. Salimos, milagrosamente temprano, a las 17:20 h, no está mal. Llegamos al Abacus y no sabía qué comprar. Al final una caja con pinturas para pintar cerámicas, con una taza incluida. Para llegar a esa conclusión, estuvimos mas de una hora y media. Berta se bajó del cochecito, agobiada, no paraba de tocarlo todo, se tropezó con mi pie (el chungo), más bien me lo pisó y se cayó encima (del pie también). ¡Qué dolor! Me quedé arrodillada en el suelo con los lagrimones que me llegaban hasta la rodilla.
Después nos fuimos al super y allí otra aventura. Llegamos a casa super tarde, a las 20:00 h. Subí un momento a casa de mi prima, para poder ir a comprar tabaco y ya nos entretuvimos un poquito hablando.
De cena creps. Vieron un capítulo de Telma y Tulo que hacían creps y eso cenamos. Por fin a dormir, y yo ya estaba agotada. Aunque aún me puse a hacer los cupcakes para adelantar trabajo para el domingo (solo tendría que decorarlos); después me senté en el sofá, me quedé dormida y no recuerdo en qué momento me fui a la cama.
Domingo: hoy tocaba sesión de repostería creativa. Llamé a mi cuñada, por si quería que le hiciera el pastel de cumple a mi sobrina y de paso me animé y les hice también unos cupcakes de Mickey y Minnie Mouse. El pastel, el mismo que el de Júlia (pa de pessic, cobertura de chocolate, lacasitos y kit kats, éxito asegurado) y los cupcakes toda una aventura. Con todo ese trabajo y las niñas super revoluciadas y sin Jordi, se me presentaba complicado, pero tenía que hacerlo.
Me encanta hacer cupcakes, pero el frosting lo encuentro demasiado dulce, así es que me busco alternativas al frosting para la decoración.
Los probé y están buenísimos. Me lancé a hacer una receta de Alma de obejetivo:cupcake perfecto, pero un poco adaptada y tuneada a mi antojo.

CUPCAKES DE MANZANA:
Ingredientes (para 7 cupcakes) (Aunque me salieron 12 unidades):
  • 100 gr azúcar moreno
  • 100 gr harina
  • 100 gr margarina
  • 100 gr de manzana en trocitos muy pequeños
  • 1 cucharadita de canela
  • 1/2 cucharadita de bicarbonato de soda
  • 2 huevos
Se mezcla todo y unos 20 minutos al horno a 180º (No llenar los moldes de los cupcakes hasta arriba, dejarlos un poquito más lleno de la mitad.
Para la decoración:
Compota de manzana (yo utilicé casera hecha por mi madre)
Chocolate Nestle postres (deshacer al baño maría y no rebajar con leche)
Galletas oreo
Chocolatinas Nestle extrafino (rulo)
Una vez horneados, pasos a seguir:

Y después de seguir estos pasos, a decorar. Me confeccioné unas plantillas para poder decorarlos y unos lazos para Minnie.
Y así me quedaron. Las niñas me ayudaron a hacer el pastel. Como siempre todo lleno de azúcar glass y harina y cuando tocó untar el molde de mantequilla a Berta se puso hasta las orejas de comer mantequilla. Mira que les gusta la mentaquilla. Claro, Júlia no iba a ser menos y directamente metía el dedo dentro de la tarrina de la mantequilla (todo esto yo estaba de espaldas porque estaba con la decoración de los cupcakes y fue el escenario que me encontré al girarme). Júlia puso todos y cada uno de los Lacasitos en el pastel (aunque siguiendo mis indicaciones en el color)
Los cupcakes:



Ente oreja y oreja enganchada al cupcake, llevé a Berta, tres veces a la silla de pensar y conseguí que Júlia también la dejara de chinchar.
Al fin, alrededor de las 14:30 h llegó Jordi y pude acabar de centrarme en los cupcakes y acabarlos.
Sobre las 18:15 h nos fuimos a casa de mi hermano a celebrar el cumple de mi sobrina, que estuvo encantada con su super pastel de cumple y los cupcakes triunfaron, tanto por diseño como por sabor. Es lo que tiene la repostería creativa.
Cuando llegamos me he ido a regar las plantas y el maldito gato se había cagado otra vez en el arbolito y he decidido zanjar este tema de una vez por todas y me he ido a hablar con la vecina que era inconsciente de que su gatita "Xina" se hacía las caquitas en mi terraza y en la terraza de su vecina justo de al lado. Así es que me ha dicho que tendrá que cambiar la manera de hacerlo y es que no la dejará salir y si sale, lo hará con un collar. Por fin, le he demostrado a esa gatita quien manda y ella mientras escuchando bien atenta con sus orejas todo lo que le decía a su dueña, que gracia me ha hecho la escena. Pero ahora sabe, que ya por fín, soy dueña de mi terraza y mis plantas.
Las niñas, pijama, Cola-Cao y para dormir una odisea. Venían como una moto de casa de sus primos y nos ha costado un poco dormirlas y como cada noche, después del cuento, Berta se estira encima mío y a Júlia se la comen los demonios porque dice que "ella mai es tira a sobre meu per dormir" y eso no es verdad, en cuanto Berta se duerme la cojo a ella, pero la pelusilla junto con el cansancio que tiene me tiene frita. Yo le digo que sea inteligente: que no haga ruido, Berta se duerme rápido y ella se pone en mi falda antes. Pero no, es pasional y llora y llora y me dice que ella nunca se pone "a sobre meu" y que "ja está be, hombre", bla, bla, bla... 
Al final Berta se ha ido a su cama y Julia encima mío y le he cantado el Luralá y se ha dormido. Berta se ha despertado un montón de veces: agua, colonia para la pupa del mosquito, la mama, "a osa a papa" (quería decirle una cosa al papa)... hasta que ha entrado su padre a dormirla y se han quedado los dos trinchados... ¡Qué cansada estoy! y ahora me duele el otro pie, no sé si es dolor reflejo o es de pisar mal por culpa del otro pie. En fin, me duermo, que tengáis una feliz semana.



viernes, julio 22, 2011

Maldito gato

Odio los gatos. No soporto a los gatos. No puedo con los gatos. Me sacan de quicio los gatos. Y menos, los gatos de la vecina. 
Y digo yo ¿si odio los gatos por qué tengo que soportar los gatos de los demás?
Cuando nos mudamos a Sant Cugat, los que nos vendieron el piso nunca salían a la terraza porque entre otras cosas, había gatos y también los odiaban. Se cagaban en las macetas, les escarbaban la tierra, rompían las plantas, etc...
Una de las razones por las cuáles compramos este piso era la terraza y no estaba dispuesta a no utilizarla y menos por los dichosos gatos.
Los vecinos de al lado tampoco podían con los gatos. Los gatos eran salvajes, una de las tantas colonias de gatos salvajes que hay en mi pueblo.
Me dispuse a arreglar la terraza, pasé horas y horas recolectando y transportando piedras (cantos rodados) de los ríos y playas donde iba de vacaciones para poner en las macetas. Usé todo tipo de repelentes para gatos, en spray, en polvo, rocié de amoniaco todas las repisas de la terraza, rocié con pimienta todas las plantas y muretes... un arduo trabajo hasta que conseguí que los dichosos gatos no entraran en mi terraza. Estuve bastante tiempo para conseguirlo. Al poco, mis vecinos de al lado vendieron el piso y vino un matrimonio encantador, mayores de unos sesenta y pico de años... unos vecinos excelentes, ¡menuda suerte! Pero no todo es tan maravilloso. Ella es amante, amantísima de los gatos y se instalaron en su nuevo piso con su lindo gatito. 
Su lindo gatito no es el que me molesta, porque lo saca a la terraza con cadena para que no se escape y no vaya por ahí, no. Ese no es el problema. 
El problema es que le ponía agua y comida a los tropecientos gatos de la colonia y ¿qué pasó? Pues que la mierda de los gatitos se volvieron a creer los reyes de la terraza.
Hablando con la vecina y poniéndole en antecedentes pasados (todo mi arduo trabajo de echar fuera los putos gatos de mi terraza), nos pusimos en contacto con el responsable de las colonias de gatos de Sant Cugat. Y vinieron. Y se llevaron unos cuantos.
Al cabo de poco, mis vecinos del otro lado, también se mudaron. Y alquilaron el piso. Y los inquilinos también son amantísimos de los gatos. Y también traían su gato. Mecagontó ya con los putos gatos. 
Éstos, incluso hicieron una cúpula de madera para que el gato no saltara por el patio de luces al mío. Eso sí que lo tienen mis vecinos que son muy respetuosos, todo hay que decirlo. Saben que odio los gatos y hacen todo lo posible para que no me molesten sus gatos. Sólo que a veces, de madrugada, se ponen a jugar con una garrafa de plástico de agua en el patio de luces o a maullar, o a jugar con una canica por la noche (y tengo que aguantar el ruidito de la puta canica rodando por el suelo).
Vecinos con sus gatos controlados, he tenido que soportar cagadas y vomitadas de gato en mi terraza, incluso una gata parió en mi terraza, en verano, encima de la alfombra de césped que pongo a las nenas para poner la piscina; me dejó la alfombrita llena de pelos, sangre y líquidos varios. Hecha una mierda vaya, para tirarla a la basura con el olor insoportable que aquello hacía. Y encima, yo, con el gen madre sensible, aún le ponía leche a la gatita que amamantaba a los suyos...
Dos veranos. Dos piscinas pinchadas. Este verano, he decidido no poner piscina, porque estoy hasta los cojones de los putos gatos.
Y aunque al fin parecía que me había librado ya de los gatos, aquí no acaba la historia.
Otra vecina, que vive sola se ha agenciado de una nueva mascota: un gato, por supuesto, para que le haga compañía. Y lo deja suelto por la terraza. Y el cabronazo se ha hecho dueño de la terraza. Pero no de la suya, de la de mi otra vecina, que ni tiene gato y que los odia también y de la mía. ¿Y donde va el puto gatito a hacer de las suyas? A mi terraza y a la de mi otra vecina que odia los gatos. Se nos caga en las plantas, escarba la tierra, las rompe. Es tan descarado que sube por las escaleras y como te dejes la puerta abierta entra en tu casa sin avisar y de repente te pegas unos sustos que no sabes ya que hacer con el jodido gato.
En tres ocasiones he conseguido ponerlo chorreando de agua con la manguera, para demostrarle quién manda en mi terraza. Pero él pasa de todo y más viene a cagarse y a fastidiarme. Tengo pendiente una charla con su dueña, porque sí le preguntó a mi vecina de al lado que ama los gatos si le molestaba el gato, a mi no me lo preguntó y su gatito me tiene ya hasta los cojoncitos.
Con el viento que hubo esta semana, se nos cayó el paraguas dió a una maceta y se rompió. Ayer por la tarde estuvimos en la terraza trasplantando la planta accidentada y vi que el puto gato se había agenciado de una maceta para hacer sus cacas y estaba llena de cacas. ¡No os podéis imaginar qué peste que hacían las malditas cacas!
Vacié la jardinera de la tierra y las cacas y casi vomito. ¡Qué asco! ¿Y por qué tengo yo que aguantar esto? ¡Quién quiera una mascota que la tenga en su casa! Yo no tengo:
A) Ni que aguantar la mascota de nadie y
B) Ni que limpiar las cacas de ningún puto gato
Después del faenón que nos dimos ayer con la sesión de jardinería y limpieza de la terraza, esta mañana cuando me estoy vistiendo, veo que el gato de la otra vecina (la de la casa de enfrente, que también tiene dos gatos) está en el murete de la terraza de mi vecina de al lado y mientras lo observo por la ventana, oígo un ruido y una maceta que cae, (por suerte el tiesto de la olivera ha impedido que caiga al suelo y se rompa) miro y ahí está, lo he pillado con las manos en la masa; el cabrón ha empujado el tiesto (que pesa un huevo y me pregunto si este gato tiene super poderes porque el tiesto pesa lo suyo) y lo ha tirado. 
Me ha entrado un nosequé por el cuerpo... cojo una chancla de piscina y me voy a la terraza, chancla en mano para tirársela y como ya me va conociendo ha salido corriendo por patas y se ha metido en su casa. Pero le debo una.
Se me ha pasado de todo por la cabeza, desde ponerle una latita de atún con sorpresa para que no le pueda explicar nunca más a nadie que comió hasta una sardinita arenque con guarnición explosiba o un ovillo de lana rociado con alguna sustancia psicotrópica. En mis fantasías me he visualizado un montón de veces deshaciéndome del gatito, pero es que soy incapaz de matar un caracol. De este fin de semana no pasa que hable con la vecina de más allá para zanjar de una vez por todas el tema de su puto gato.
No puedo ni tener mis sillas de jardín en la terraza, porque claro, se duerme de narices y me las llenan de pelos y me las ensucian, eso, si no les da por afilarse las uñas en la madera de teka. Cabrones.
Y es que una vez más la Ley de la Atracción es infalible: no QUIERO GATOS, toma gatos. 

jueves, julio 21, 2011

Bienvenida a bordo Silvia


*****************************
BIENVENIDA SILVIA
*****************************

Hola Silvia,
Cuando te vi sabía que ya te conocía anteriormente. Creo que estábamos destinadas a conocernos otra vez. Unidas por la música de Momo y Queen, of course.
Gracias por hacerte seguidora de mi blog, ahora sí que veo tu foto en el apartado de seguidores.
¡Qué fuerte me parecieron las coincidencias! ¿Te das cuenta cómo es la vida de auténtica?
Espero que podamos compartir más conciertos y más ratos, siempre que mi vida ajetreada con dos niñas pequeñas me lo permitan.
Me alegra enormemente haberte conocido por segunda vez, jajajaja, ¡es que cada vez que lo pienso se me ponen los pelos de punta! ¿Será una señal? ¿O es que estábamos predestinadas para algo que desconocemos todavía?
Un abrazo muy fuerte y lo dicho: bienvenida a mi mundo bloggero y ya sabes que Show must go on...
Besitos

Bienvenida a bordo Patti

*****************************
BIENVENIDA PATTI
*****************************
Hola Patricia, bienvenida a mi mundo bloggero. No sabes la ilusión que me ha hecho que te hicieras seguidora de mi blog, así podrás ver como evoluciona y crece Berta, que sé que en su día a día durante tu estancia en Cavall Fort se convirtió en una parte extensible más de cuerpo. Veo fotos y siempre está encima tuyo, aixxx... el resto de curso te hemos echado mucho de menos, aunque entendemos que ha sido para una evolución tuya.
He hablado con Míriam y sé que estarás por aquí en Agosto y me ha parecido ver por la red, ¿qué va ella este finde a Formentera? Si va, se lo doy mañana y te lleva la sorpresita.
Gracias guapa por cuidar tan bien de mi niña y como ahora estamos conectadas, le enseñaré tus fotos para que no se olvide de tí nunca.
Besitos y gracias por seguir las aventuras de una madre superviviente del día a día.

martes, julio 19, 2011

Aquellos maravillosos años de mi infancia

Los casales de Júlia ya se han terminado y estas dos semanas de nuevo la estamos subiendo a casa de mi cuñada y la iaia.
Berta todavía en Cavall Fort. Y yo que me pensaba que acababa esta semana y todavía queda una semana más. Sale a las 15:15 h.
Yo trabajando, recluida en el despacho. No puedo salir a vender de momento. Política de empresa. Venta por teléfono. Cómo no es dificil vender saliendo a visitar... pues ahora por teléfono. En fin, que se le va a hacer. Pero me aburro. Se me cae el despacho encima. Yo necesito la calle. Salir de estas cuatro paredes que me oprimen.
Esta situación me aburre. Salgo a las 15:30 h con un hambre que me muero, con lo que, si voy a buscar a Júlia (tengo 20 minutos a casa de mi cuñada, más 25 minutos más hasta mi casa, más lo que me entretengo en recogerla, subir, bajar...) llego a mi casa a las tantas. A Berta la recoge Jordi y la lleva a casa de mi madre. Esto se traduce, en que me está cogiendo complejo de taxista. Pero esto va intrínseco al ser madre. Madre = taxista.
Ayer estuve más de dos horas sólo para recoger a dos niñas. Una en cada punta. 
Ayer estaba bastante aplatanada, me tomé la tensión y estaba a 9.2 y 5,7, bajita, bajita. Tuve que tomármela por lo menos 6 veces porque la máquina daba error. Estaba tan baja que casi ni detectaba las pulsaciones.
Yo necesito marcha en mi vida. O hacer alguna actividad con las niñas, pero es que haciendo de taxista el tiempo se esfuma.
Acabo de llamar a mi cuñada para que Júlia no se haga siesta (ayer se hizo una siesta de 3 horas). Si la puedo recoger en cuanto salga de trabajar, llegaremos más temprano a casa (ayer llegamos a las 20:00 h) y nos quedará la tarde para poder hacer alguna cosa. Aunque sea salir a dar una vuelta con la bici y el patinete al parque, a que me de el aire, porque estos días es como si me faltara: de casa al trabajo, del trabajo a recoger niñas y de recoger niñas a casa. Menudo plan.
El otro día entré a comprar grapas en una papelería y vi que tenía hilos de "escubidú" y compré 8, cuatro para cada una. Con los niñas estoy recuperando aquellos maravillosos años de mi infancia. Y el domingo me puse a hacerle una pulsera a Júlia y además le incorporé una piedra a la pulserita. Si puedo hoy iré a comprar más hilos para hacer más pulseras. La de Berta la está haciendo su padre, que estuvo más de una hora intentando recordar como se hacía. No dejó que se lo explicara y además el lo hacía redondo. Yo no recuerdo haberlas hecho redondas pero aprenderé rápido, estoy convencida. 
Navegando por la red, he visto que hay infinidad de maneras de utilizar el escubidu, así es que voy a dejar brotar la creatividad y haremos una colección de joyas. Cada vez estoy más contenta de haber tenido dos niñas, me dan mucho juego.
 

lunes, julio 18, 2011

La magia del gospel

15 de Julio de 2011. Concierto con gospel Sant Cugat. Tenemos nuevo nombre de grupo. "Veus del Gospel". Dejamos atrás a las "Gospel Soul Singers" que personalmente, me gustaba más este nombre, pero no voy a entrar en política. Me he negado a entrar en política. No vale la pena cuando hay otras cosas más importantes y que tienen mayor peso en mi vida y el gospel.
Ya sabéis que necesito el gospel en mi día a día. Sin cantar no puedo vivir. Es tan necesario para mí como el beber agua o comer. Imprescindible.
Tras varios meses de preparación para este concierto por fin ha llegado el día. Generalmente no me pongo nerviosa en los conciertos, pero este, para mi es muy importante.
Ha sido un año duro, por circunstancias varias tuvimos un director suplente, que venía de coral clásica y por mucho que se esforzara el chico, no es lo mismo, el gospel es el gospel.
Uniforme: pantalón negro, camiseta negra y pañuelo verde. En Junio hicimos un aperitivo de concierto. Nos agregamos al concierto de final de curso de la coral del colegio y cantamos cuatro o cinco canciones. Todos mis pantalones negros se me han quedado enormes y estoy sin pantalones para cantar. En ese concierto me puse unos de la talla 46 con cinturón, pero me dan una inseguridad brutal, con lo cual he tenido que ir a comprarme unos pantalones de mi talla y una camiseta negra. Tengo una negra de media manga, que tiene muchos años y tampoco me siento cómoda con ella. Es básico estar cómoda para cantar.
El martes pude escaparme un momento al centro comercial y comprarme unos pantalones y una camiseta. Después de probarme todos los pantalones negros de Mango, por fin me quedé unos pantalones pitillo negros, de todos, los que mejor me quedaban (talla 40), aunque como siempre de cintura grandes. Después entré en Zara y me compré una camiseta negra, cuello de pico. Básica. Pero ahora tienen la manía de hacer las mangas cortas con la sisa corta.
La preparación para el concierto era muy importante para mí. Es como un ritual (cuando se puede, claro). Júlia estaba con Irene y Berta en casa. Le puse dibujitos mientras me duchaba y me preparaba. Después iría a recoger a Júlia y las llevaría a casa de mi madre donde luego las recogería Jordi.
Me ducho, me visto y cuando ya estoy dispuesta a salir de casa me da por levantar los brazos en el espejo para comprobar que estuviera todo en su sitio. Y efectivamente, estaba todo en su sitio. 
Con la maldita manía de hacer las sisas de las mangas de las camisetas cortas, cuando levanté los brazos, allí estaba (en su sitio) toda la selva amazónica que había en mis axilas.
Horrorizada y sin tiempo, muy a mi pesar, tuve que recurrir a la gilette para sacar de allí toda la pelambrera que residía tan cómodamente en mis axilas. ¿Que iba a ser de mi, cuando en el I will Follow Him levantara los brazos hacia el Señor?
Con cada pasada de cuchilla por las axilas, era como un pinchazo en el riñón. Un montón de años trabajándome los pelos con la cera y en un momento, a tomar viento... pero era una EMERGENCIA.
Dejo a las niñas con mi madre y salgo zumbando. Había quedado con dos compañeras a las 18:30 h para salir temprano. Es día 15 de Júlio. Viernes. Hora punta. Operación salida de vacaciones segunda quincena de Júlio. Posiblemente encontraríamos caravana por la carretera.
Conseguimos salir a las 18:45 h. Por suerte, hemos venido super tranquilas por la carretera, no hemos encontrado mucho tráfico.
Llevo toda la semana estudiando las canciones y en especial el solo del I will follow him que últimamente me está pasando malas jugadas. Amazing Grace superado. Esta, está muy interiorizada. Forma parte ya de mi banda sonora personal.
Conforme vamos llegando al pueblo de Castellcir, donde actuamos hoy, nos vamos encandilando con el paisaje. Es una zona muy chula, prados verdes infinitos a ambos lados de la carretera, el solecito de última hora de la tarde, buena compañía en el coche y como no, al son de la música gospel.
Se respira una atmósfera indescriptible. Las temperaturas han bajado un poco. Con las prisas y el despiste, que han provocado mis pelos, me he dejado la dichosa chaqueta que con tanto esmero planché hace tres días para poder tenerla lista (inaudito en mi, que voy a salta de mata).
El pueblo es chulísimo y cuando llegamos ya están el resto de las compañeras, Òscar, el director y gente del otro coro con el que compartiríamos escenario.
Ha venido el marido de nuestra compañera Patricia, que es aficionado a esto del sonido y nos ha hecho de técnico de sonido. Ha colocado un montón de micros y ¡ha grabado el concierto! Tendremos un CD. ¡Gracias, gracias y gracias Patricia!
Hacemos el ensayo y las pruebas de voces. Me despisto con el micro al colocármelo en el sitio y llega el momento del solo y no me sale bien. Òscar me recuerda de debo coger una nota desde arriba, porque es muy alta, si la cojo desde abajo no llego. Lo sé. Agradezco interiormente que me lo recuerde. Estoy tan nerviosa y el no haberlo hecho bien, me pone cada vez más nerviosa. Pienso que solo es el ensayo y que esto  augura que en el concierto me salga de puta madre.
Nos vamos a cenar. Los del coro nos han hecho una cena increíble. Estaba todo tan bueno. Esta gente a currado un montón y han cocinado platos buenísimos. Gracias, gracias y mil gracias. La buena sintonía se palpa en el ambiente. Empezamos a intercambiar conversaciones con unos y con otros... y a las 22:00 h empieza el concierto.
Cantar con la tripa llena no es lo más adecuado, pero esto es una fiesta. Empiezan ellos a cantar. Suenan super bien. Nos quedamos prendados. Me encanta como lo hacen. 
He visto una gran evolución en la manera de dirigir de Òscar. Se nota que se está aplicando en esto del gospel, porque desde que empecé con él hace dos años hasta el concierto del viernes ha crecido mucho en este aspecto y lo que es más importante, nos lo está transmitiendo mucho mejor. Nos lo hace vivir más y esto me entusiasma. Cada vez me gusta más, porque cada vez aprendo más.
Empezamos el concierto. En este pueblo también el grajo vuela bajo, porque hace un frío del carajo. Estoy congelada. El no tener tantas calorías en mi cuerpo, me está convirtiendo en una friolera. Antes siempre tenía calor. Mi cuerpo tiene que pasar por todas las estaciones por lo menos dos veces para que se habitúe a su nueva condición (de delgada, por suerte).
Además los nervios, me están comiendo por dentro. Empezamos a cantar y voy a por todas. Estoy disfrutando de lo lindo. Hacen la presentación del Amazing Grace. Mi corazón se dispara. Empiezo a respirar hondo, cierro los ojos y me pongo en estado de introspección. Salgo a cantar. Primera estrofa. Superada. Segunda superada. Y tercera superada. Canción superadísima.
Seguimos con el repertorio. Llegamos al I Will Follow Him. Sigo en concentración absoluta. Cuando estoy en el escenario es como si me insertaran un programa de "concierto" y el nivel de concentración es altísimo, no me puedo dispersar ni un segundo. Es básico.
Llega el solo. Y mi consciente está pendiente de coger la nota desde arriba. Y así la cojo. Pero mi subconsciente me juega una mala pasada. Hace que mi mente, EN PLENO SOLO, se quede completamente en blanco. De oír al coro, nada de nada. No las oía. Como mi voz va sola, seguí cantando algo que iba más o menos acorde, me dijeron todos, porque yo seguía con la mente en blanco. Me dijeron que no se notó. Pero el enfado conmigo misma fue increíble. ¿Cómo coño me puede haber pasado esto a mi? He cantado la canción mil veces y hoy la he escuchado por lo menos unas cien (el trozo del solo, claro).
El pianista me dijo que se quedaba con lo que proyecto y transmito cuando canto y que no se había notado. Pero yo sí que lo he notado. Después de esta, cantamos Aquarious, Let the sunshine in, de Hair con el coro local y después Thank You Lord y no pude más, empecé a llorar como una imbécil, embargada por la emoción de esas voces mágicas, esa energía arrolladora y especial y por la rabia de no haber hecho el solo en condiciones. Pero esas cosas pasan y son cosas del directo. Lo que me jode, es que han grabado el cd, con mi cagada. Le dije a Patricia que tendríamos que hacer una ñapa y grabar en otra ocasión el I will Follow Him o solo la parte del solo...
Cuando llegué a casa, llegué tan feliz y con tanta paz que aún hoy doy gracias a la magia del gospel que me aporta tantas cosas buenas: armonía, paz, energía positiva, amistad, amor, gratitud y felicidad.

martes, julio 12, 2011

LUNES... "ya sé manejar la bici"

Ayer por la mañana, lunes nos dormimos y eso de dormirte trae consecuencias: por un lado nervios a tope y por otro esa sensación (y hecho) de que llegas tarde a todos los sitios.
Si a eso le sumas que Berta se enfadó porque no quería ponerse el vestido que le había sacado del armario. Esta niña veo que será la futura guru de la moda, porque tiene muy claro siempre qué ropa quiere y qué zapatos quiere ponerse en cada momento. Me tiene frita. Y si no se pone lo que ella quiere, se tira al suelo, patalea, se enfada y hasta enseña los dientes apretados poniendo el cuerpo en tensión... apunta maneras.
Llegamos tarde a la guardería (bueno, tarde no a la guardería), la llevé más tarde de la hora límite que puedo llevarla para no llegar yo tarde a trabajar.
Camino al trabajo, me encontré una caravana del quince en la autopista. Todos los coches que se ponían en mi camino iban pisando (pero literalmente pisando huevos) y para colofón final a un minuto del trabajo, me cortan la calle para que una grúa enorme tire marcha atrás más de media calle para subirse en un trailer enorme. Tardó como diez minutos en hacer esa maniobra, pero para mi fue como una hora, porque se me hicieron eternos. Esos minutos que llegué más tarde a trabajar, son los minutos que salí más tarde del trabajo, con lo cual es toda una cadena.
Por la tarde, recogí a los niños y mientras comía les puse dibujitos y después nos fuimos al parque. Hoy tocaba clases de montar en bici para Xavi. Así, es que la odisea de llegar al parque desde casa, con los tres niños sobre ruedas fue peculiar.
Berta en patinete, Júlia sin problema con la bici y Xavi que no podía casi con la suya. 
Cogí las palas y los cubos y antes de empezar las clases de montar en bici, estuvimos jugando en la arena. 
En el parque de al lado de casa, que hacía mucho tiempo que no íbamos, con motivo de las elecciones, han puesto más columpios y un arenal enorme. Así es que se pusieron a hacer castillos, yo me lié con la pala a hacer agujeros para sacar tierra mojada para poder hacer las formas de los moldes, se sacaron los zapatos y Berta se sentó y se enterró las piernas como si estuviera en la playa. Xavi hizo un montón de castillos y Júlia hizo los pastelitos más perfectos del mundo. ¡Qué perfeccionista que es!
Después, cuando llegó Jordi y cuando ya estaban hartos de hacer pastelitos y jugar por todos los columpios volvimos a las ruedas. Hinchamos la rueda de la bici de Xavi y volvimos a las clases. Y por fin aprendió a ir en bici sin rueditas pequeñas. Estaba tan contento y tan feliz... 
En el ascensor de casa, cuando bajábamos me decía "es que me duele mi pierna" (escusa para no montar en bici) pero después su cara de felicidad no tenía precio. Cuando vino su madre fue corriendo a la bici para enseñárselo y literalmente le arrancó el móvil de las manos para llamar a su padre y decirle "que ya sabe manejar la bicicleta"...
Fue una tarde muy chula, se portaron super bien y para nada me estresé (cosa rara, porque ya sabéis que los parques me estresan). 
Berta ya está cambiando la forma de jugar, ayer parecía que ya me podía ir relajando un poco con ella (sin bajar la guardia nunca, claro)
Cuando nos fuimos del parque, nos encontramos a Emma y Xavi super contento le dio la noticia del día "que ya sabía manejar la bici"...
Cuando llegamos a casa estaban tan agotadas, además era tardísimo, como las 20:45 h.
Me metí en el baño con Berta y a Júlia le salió el cansancio de golpe y la pelusilla. Tanta que Jordi me dijo si tenía una bolsa de basura industrial para recoger la pelusilla que Júlia iba dejando por todos los sitios de la casa. Nos dijo de todo: que ya no nos quería, que ya no nos iba a hacer caso nunca más, que ya no nos iba a hacer nunca más "machaches" (masajes) si no le hacíamos muchos mimitos... y toda esa retaíla de cosas que dice cuando la pelusa puede más que ella.
Por suerte cuando conseguí meterla en la ducha y estuve exclusivamente para ella (dejé a Berta a medias y vino Jordi a acabar de vestirla) se le pasó todo y se puso la mar de contenta...
La cena pasó bien, pero cuando llegó la hora del cuento, siempre tiene que ser el cuento que ella diga, la pobre Berta siempre se tiene que adaptar y eso que Berta siempre quiere el cuento del Soldadet de plom, que le encanta. Explicamos uno de princesas y cuando acaba el cuento, Berta siempre se estira encima mío y cuando le dije a Júlia que nos dábamos un "petó i una abraçada" me dijo que le molestaba Berta y no podía ponerse bien para darme el beso y el abrazo y otra vez de morros y con pelusa... se durmió sin darme el beso. Estaban agotadas y yo con un dolor de cabeza que me moría.
Llamé a mi madre para ver como estaba, me saqué la almohada al sofá para ver CSI, pero me quedé dormida hasta que vino Jordi de cantar y solo me acuerdo que me trasladé a la cama y me quedé frita hasta esta mañana, que por suerte, no nos hemos dormido.
 

 

lunes, julio 11, 2011

Mi Berta ya está licenciada

Ya han pasado cinco años desde que entramos por primera vez en la guardería, tres de Júlia y dos de Berta y el viernes por fin acabaron y le dieron su orla, chulísima aunque lo tengo difícil para escanear por que es un Din A 3, pero es un foto montaje de los niños en el patio del cole. Está genial.
Llegamos tardísimo a la fiesta. Por la mañana pregunté para confirmar si era a las 17:30 h y me confirmaron que sí, pero la fiesta empezaba a las 17:00 y nosotros llegamos a las 17:50 h total que nada más llegar Rosa F., la cordinadora estaba justo llamando a Berta para que fuera a recoger su orla de licenciada de la guerdería. Menos mal que después hubo un poco de baile y estuvieron bailando, pero no sé que le pasaba a su amigo del alma, (creo que andaba con el micro y no lo soltaba ni a sol ni a sombra). Berta le fue a decir si quería ir a bailar y le dio un golpe en la cabeza y Berta venga a llorar. En una segunda ocasión la empujó y la tiró al suelo y en una tercera ocasión más de lo mismo. Pero menos mal que Berta luego se recuperaba y seguía a su rollo porque su amigo del alma iba le daba un abrazo y un beso y se le pasaba... cosas de niños.
Lloré de rabia por haber llegado tarde a la última fiesta de Berta. Llegué tarde porque al pensar que la fiesta era a las 17:30 h estuve apurando al máximo para acabar la presentación de power point que hice con fotos de los niños de algunos de los mejores momentos vividos durante este curso y me fui a la fiesta sin acabarla. Esta presentación tenía que proyectarse durante la cena de la noche que era a las 21:30 h. La misma noche me enteré que el resto de madres que, se suponía tenían que montar algo, al final no lo hicieron por cuestiones de tiempo, así que aún más presión sobre mi. Si no llevaba la presentación, no habría nada por parte de los padres.
Nos fuimos de la fiesta a las 19:00 h y en dos horas y media tenía que:
- Bañar a las niñas
- Hacer dos cocas de escalivada
- Ducharme yo
- Acabar la presentación
No sé ni como me dió tiempo, pero lo hice todo, aunque la presentación la acabé deprisa y corriendo, al principio las fotos muy retocadas y manipuladas y en la segunda fase, fotos a saco, sin fondos ni florituras.
21:30 h, estrés máximo y como si de una peli de esas de tensión que tienes que grabar el documento porque si no te pillan grabando la presentación y salir zumbando de casa, no sin antes pasarnos por el trastero para recoger el amplificador que nos habían pedido que subiéramos para la música de la fiesta.
La cena por la noche estuvo muy bien. Nada más llegar (evidentemente ya estaba casi todo el personal allí), me dieron un vaso de sangría al que le precedieron no sé cuantos más.
Mientras preparábamos para proyectar la presentación incité a una mama a salir a cantar (no se atrevía pero le faltaba el empujoncito). Sin que ella se lo esperara, agarré el micro y dije:
MJ - Y mientras acabamos con los problemas técnicos, Maryleni nos va a deleitar con una preciosa canción... - y todos empezaron a aplaudir y la pobre Maryleni salió como una valiente y cantó a capela. Es una crack. El martes vendrá a casa con su nena a jugar a plastelina.
La presentación gustó mucho a todo el mundo. Se derramaron muchas lágrimas en esa fiesta y aún hoy, cada vez que soy me acuerdo que ya se acaba esta etapa, me da mucha pena. Es la vida, ¡qué se le va a hacer! Cinco años da para mucho. Es parte de tu familia. Creo que voy a sufrir el síndrome de estocolmo y cuando salga del cole tendré que ir a hacer el café o de visita.
Luego todo el equipo, incluido la cordinadora, nos deleitaron con un número, música (la del veranito, dichoso) pero con letra original adaptada. ¡Cómo nos reímos! ¡Son la pera estas niñas!
Esta semana ha sido una semana de infarto; lunes y martes a dormir a las 2:30 h, miércoles a las 3:00 h y jueves a las 3:30 h, entre la presentación y los regalitos de las profes, he ido de culo. Y aún no he acabado, lo hago en dos tandas porque no me da la máquina para más. Dieciocho unidades, son muchas unidades para estar yo sola produciendo en mi propia linea de producción... primero he entregado las de las maestras y cocineras y en la segunda fase entregaré a las educadoras (nos quedan dos semanas de casales).
Ahora ya puedo desvelar (porque me consta que hay profesoras y educadoras infiltradas leyendo este blog), que les hice unos chocogramas, idea de baballa pero la adapté un poco a lo que pude encontrar en el mercado de las chocolatinas y realicé un poco mis diseños adaptados a las chocolatinas redondas.
Ahora solo me quedan por hacer 8 chocogramas, escribir un pensamiento (acerca de Cavall Fort) y el escrito de final de curso para el diario de la escuela de las familias que se van,(que no es poco el trabajo).
Pero no os aburro más con mi rollo; os dejo unas fotos y un vídeo de como bailaban las peques y de los famosos chocogramas.
 

 

 

Y bailando "el Joan petit quan balla..."
video


miércoles, julio 06, 2011

Piscina

Tarde de piscina en casa de P. e I. y relax después de una tarde un poco nerviosa de intentar hablar por teléfono con dos niñas pegadas persiguiéndome por toda la casa, una tocando la maldita trompeta de plástico y la otra con el cetro mágico a todo meter. Imposible hablar por el jodido teléfono, después de un gran cabreo con los organizadores de los casales que dan una camiseta por semana, por dos semanas me tocan dos camisetas, pero no te la dan hasta la semana que viene y les he dicho que no estoy dispuesta a lavar la camiseta cada día a mano y hemos llegado a un acuerdo: mañana repartirán a todos los niños tantas camisetas como semanas hagan de casales. ¡Ya era hora! Supongo que la señora se ha apiadado de mi después de quedarse sorda con la trompeta de Berta y el cetro mágico de Júlia y mis gritos, claro está.
Después a la piscina, Bertita con sus nuevas chanclas de (como dice ella) istoristori (toy story) y Julieta con los crocks de las princesas.
Berta tiene verdadero terror al agua y hoy ya se ha soltado un poco más. Con cautela pero se soltó. Casi deja a P. sin agua en la piscina de la cantidad que ha bebido y Júlia también, lo que le provocó un "rotet", como dice P. de CAMIONERO total. (Hay que ver lo que se esconde detrás de esa carita de ángel: un auténtico camionero en toda regla).
Hemos llegado a casa tarde y agotadas después de dejar a X. en su casa. Entre los casales de esta mañana y la piscina de esta tarde, después de cenar, solo ha habido tiempo para lavar dientes y manos y caer en la cama redondas. Les canté el luralá que Júlia me dijo:
- Mama avui, directe el luralá. Sense conte.
Y como que estaba yo para cuentos con la faena que me quedaba y lo cansada que estaba y Jordi a una reunión del AMPA, la última del curso...

lunes, julio 04, 2011

Semana ajetreada y con nuevos cambios

De nuevo empezamos una semana y volvemos a reorganizarnos. Júlia empieza los Casales de Verano en el PsicoMotri Campus, de la OMET (Oficina Municipal Esports per a Tothom) y eso conlleva que volvamos a reorganizar la logistica de quien recoge a cada niña, quién las lleva etc, etc...
Además el viernes Berta acaba el curso en l'Escola Bressol y es la fiesta de fin de curso y por la noche cena para los papis con espectáculo incluido, pero yo no tengo mucho tiempo este año. He escogido hacer una presentación de power point con fotos de los niños para pasarla en una pantalla gigante con una música lacrimógina de esa que nos haga llorar a todos los padres. No lo voy a poder resistir. Además ando realizando también una sorpresilla que no voy a desvelar aquí por si las moscas. Y también tengo que escribir un pensamiento para llevar a la guardería para las nuevas familias que entren el curso que viene. En fin, faenón a tope.
La fiesta mayor genial. Estuvimos el sábado por la noche viendo el concierto de MOMO, Jordi y yo solos, ¡de novios, sin niñas! ¡Si no fuera por mi madre que se quedó con las fierecillas...!
El concierto espectacular, son los clónicos de Queen y lo hacen genial. Yo es la segunda vez que los veía. Jordi la primera y alucinó lo bien embastados que estaban como banda y definió a Momo, como artista polifacético. Se sorprendió mucho. La plaza Barcelona estaba a petar, podéis ver la foto que nos hizo y que ha colgado en su facebook aquí.
En el fora stocks, me compré un libro por 2 € muy interesante que es el que me estoy leyendo ahora. Es cuanto menos curioso y puede ser una buena guía para ver que nos dicen los dibujos de nuestros hij@s.
Bueno que tengáis una buena semana y hasta el próximo post; espero no tardar mucho aunque esté atareada.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...