domingo, septiembre 03, 2006

De vuelta al trabajo
Mañana de nuevo al trabajo. Si es duro volver a trabajar después de un mes de vacaciones, volver al trabajo después de cinco meses es más duro aún;cuatro meses de baja por maternidad y uno de vacaciones. Que nadie se piense que he estado los cinco meses de vacaciones.
Mañana va a ser el primer día en mi vida que me voy a separar de mi hija practicamente todo el día. Por la mañana la llevaré a casa de mi prima para que mi tía me cuide a la niña estará con su primita Martina, que se adoran. Y por la tarde, mi madre vendrá a mi casa para cuidarla. Y yo todo el día trabajando en la empresa.
Esta tarde fui a la empresa para acabar un trabajo y cual fue mi sorpresa, que no pude ni empezarlo. Sara hizo el pedido mal y era un trabajo que se tenía que entregar mañana. Primer día de trabajo y primer marrón. Empezamos bien.
A este trauma de separarme de mi niña se le suma el que ya tenemos que empezar a ponerla en su habitación y yo no encuentro el momento. J., no para de decirlo cada noche que la ponemos a dormir, pero yo cada día encuentro una excusa nueva. La semana que viene tendré los intercomunicadores nuevos, ya que los que tengo son de segunda mano, heredados de mis sobrinos y hacen un ruido atroz, y entonces no tendré ni una sola excusa.
Ayer por la noche, fuimos a cenar a casa de mi prima, que vive justo en el piso de arriba y estuvimos hablando del tema de la separación, que es duro etc, y me dijo que sí que era duro, pero que es necesario. Además, me dijo que las niñas/os de las madres que trabajan son mucho más espabilados que las que no trabajan; y es verdad, en nuestra familia hay dos claros ejemplos de ello. Dos sobrinas, que tienen la misma edad la madre de una trabaja y la otra no, y ellas dos (las niñas) están a años luz, la una de la otra. Una es muy espabilada y es muy madura, ayer sin ir más lejos incluso estuvimos hablando de política (y tiene diez años, el 23 de septiembre cumple once), y la otra no lo es tanto, parece que tenga unos ocho años, es muy infantil y no puedes hablar de cualquier tema con ella. Me sorprendió el dato y me dio ánimo, para no dejarme llevar por el sentimiento de mala madre que me queda al tener que dejar a mi niña para ir a trabajar.
Luego me comentó, que también cuando la vas a llevar al cole muchas madres (que no trabajan) se metían mucho con ella, criticándola porque trabaja, y que si no está por la niña etc... y me dijo que no hiciera ni puñetero caso de lo que me diga. La mayoría de ellas no trabajan, porque les ha costado mucho encontrar un trabajo después de tanto tiempo sin trabajar y entonces la envidia es muy mala y la han atacado haciéndola sentirse una mala madre por ir a trabajar. No les pienso hacer ni caso, si alguna osa a decirme que soy una mala madre por ir a trabajar.
Pero es que yo soy de esas a las que se les cae la casa encima si no voy a trabajar; soy incapaz de estar metida en casa todo el día. Ahora porque ha sido circunstancial y la verdad es que lo veo desde fuera y estos cinco meses que he estado en casa he acabado un poco mal de la cabeza, demasiado tiempo para pensar y comerme el coco y deprimirme. No saber que hacer con la empresa: si cerrar, si seguir etc. Ahora lo tengo clarísimo. Voy a continuar y hasta donde llegue, llegue.
Además, que caray! me gusta mi trabajo. Me gusta lo que hago y cuando veo el resultado en la calle me gusta.
Se han acabado todas mis dudas sobre qué hacer con la empresa. Seguiré como una campeona.

2 comentarios:

Karina dijo...

Yo lo dejé a Ulises en un jardin maternal cuando todavia no tenia 3 meses de edad. Ahora que cumplio dos años, lo veo tan grande, que me pregunto como hice para dejarlo 8 hs al dia siendo tan chiquito.La verdad es que a mi tampoco me gusta estar todo el dia en casa. Por ahi lo deje muy chiquito, es que muchas alternativas no tenia.....

Mariana dijo...

Te aconsejo que esperes para cambiar de habitación ya que serán dos cambios muy fuertes al mismo tiempo. Perdón por la intromisión.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...