miércoles, septiembre 12, 2012

Grandes progresos

Últimamente ando un poco desconectada de la red; el motivo ya lo sabéis: "estoy que lo tiro todo".
Desde que vine de vacaciones, cada tarde después de trabajar me he encerrado en el trastero tratando de poner orden.
Ya casi lo tengo listo. El domingo acabamos de destruir todos los papeles que podía destruir de mi empresa que ocupaban carpetas y carpetas archivadoras. Las he repartido todas y estoy dando todo lo que ya no utilizamos de las niñas. He ordenado muchas cosas y he hecho muchos viajes al punto verde de reciclaje. Todavía no lo he acabado, pero como resultado de todo este esfuerzo es que por fin, he podido barrer el suelo y me caben tres bicis y aún puedo entrar y salir sin tirar nada al rozar con el culo.
La destrucción de papeles ha sido todo un ritual: desde sacar las carpetas y tirar los papeles en las bolsas, hasta su destrucción. Con cada papel que destruía, con toda la intención diciendo adiós a lo viejo y dando la bienvenida a lo nuevo ha sido muy gratificante. Menudo mochilón me he sacado de encima. 
Esto es lo que ha quedado de nueve años de empresa fisicamente, atrás han quedado miles de diseños de clientes y experiencias buenas, malas y muy malas.
Estoy esperando a poder ir a Ikea y comprar unas cajas bonitas de plástico para montarme mi estantería con la sección de "cosas para fiestas y cumpleaños" y materiales de manualidades en el trastero, aunque tengo un armario entero destinado a ello, que también requiere orden urgente, aunque de momento se va a esperar un poquito.
He empezado a ordenar mi mesa de escritorio y he tirado también un montón de cosas y le hemos dado un toque nuevo a nuestra habitación y el salón; y eso requiere mover muebles.
Cuando volvíamos de casa de mi suegra de acabar con todos los papeles (dos bolsas azules de ikea, una de las de Mercadona, otra de papel enorme y una de plástico) y le iba diciendo que ya tenía ganas de empezar a darle otro aire a la casa me planteó sacar el piano de la habitación a cambio del bureau para montarse un despachito en la habitación. Y cuando llegamos a casa mientras él se duchaba cogí el metro para calcular los espacios.
Traté de visualizarlo y no me desagradaba, con lo que ayer por la tarde estuvimos moviendo muebles. Y como no podía dejar el pegote de una silla azul fea, bajé al trastero donde tenía escondido un bonito tesoro: un tela de rayas de Agatha Ruiz de la Prada, con la que me hice el cabezal y las cortinas y a las doce de la noche me puse a tapizar la silla y a quedado preciosa.
Aunque me siento un poco rara con esta distribución acostumbrada a la anterior tanto tiempo, me gusta como ha quedado la habitación porque ahora es más  luminosa y tengo la sensación de que es más espaciosa.





Me guardo el tutorial de cómo tapizar una silla para el próximo post. Que tengáis un feliz día.

4 comentarios:

menduca dijo...

Veo que hay cambios por allá!!
:)
Bonito escritorio.

fanett dijo...

Eres una crack chica no se de done sacas el tiempo , ademas de que sabes hacer de todo no tienes desperdicio nena.
Mil besos .

CUGUI dijo...

Si Anabel, hay que evolucionar y seguir adelante!!! besito gordo para toda la familia, os echamos de menos

CUGUI dijo...

Gracias Ali, el truco está en dormir poco,jaajajajaja si el dia tuviese 40 horas, 40 horas que emplearía en hacer cosas, me encanta hacer cosas, no me puedo estar quieta, ya lo sabes... besitos, nos vemos esta noche!!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...