miércoles, abril 28, 2010

¡Vaya dos días!
Ayer por la tarde al volver del cole, nada más llegar a casa y en un segundo de despiste, oigo un ruido extraño en la cocina. Me asomo y veo a Berta que había cogido el salero y se estaba comiendo la sal a cucharadas (ya es la segunda vez que lo hace y parece que le gusta). Pero la cosa no acabó ahí. No sé como alcanzó a cogerla estando el salero en el centro de la mesa; se le cayó de la mesa a la silla y finalmente de la silla al suelo desparramándose toda la sal por el suelo de la cocina. Me puse a recogerla con el aspirador y Berta no me dejaba en todo el rato. Se subía a caballito en el aspirador, se ponía por medio pisando la sal y extendiéndola a otras partes de la casa...
Hoy, al levantarnos, claro, después de tanta sal, pues la niña ha tenido una sed hoy todo el día de aupita. Quería agua y ha ido a la mesa ha cogido el vaso de Júlia y Julieta que estaba desayunando no se lo ha dejado coger y entonces ha cogido otro vaso, de cristal que se le ha caído al suelo y se ha roto.
Cuando la he ido a buscar esta tarde, estaba abasallando a Sandra, la educadora de la guardería. La tenía acorralada en el mueble donde esta la jarra de agua y sus vasos pidiendo agua insistentemente:
B - Ava, ava, ava, ava
Con esa vocecilla que le está empezando a salir, que ya tiene una buena potencia.
Sandra me comenta:
S - No sé que le pasa hoy, está todo el día bebiendo mucha agua.
M J - ¿Si te cuento que ayer se comía la sal a cucharadas te aclaro alguna duda?
S - Pues no me digas más.
Nos vamos de la guardería rápido. Hoy tenía que ir a cortarles el pelo a Pumuky, la pelu de mi amiga Mónica, pero como se me estropeó la lavadora (a ver si ahora me saca las malditas manchas y acabo con mi lucha de los sábados) y venía el técnico.
Mientras observaba como realizaban su faena los técnicos a la vez que controlando oímos un gran estruendo proviniente de que sé yo donde. Me asomo temerosa y al final entro en la cocina y veo a Berta escondida detrás de la mesa, con lo que quedaba de jarra de agua (el asa y poco más con la tapa) y todo el suelo lleno de agua y de cristales. Berta, con una cara de susto descomunal. La saco de allí como puedo, al pasillo, y la examino. No se ha hecho nada y me enseña la manita, como si se hubiese hecho un poco de daño. No tiene nada aparente, le doy un besito, le doy un abrazo y le quito el susto de encima. Por fin se ha roto la jarra de agua que era horrible y estaba pidiendo una renovación a gritos.
Me pongo, primero a recoger el agua, porque la jarra estaba hasta arriba. Cojo el cubo y la fregona y pongo agua ardiendo para que cuando pase la fregona se seque antes. Pues Berta, todo el rato intentando meter la mano dentro del cubo para tocar el agua. La saco de la cocina y ella vuelve a entrar. Todo esto con la niña llorando. Finalmente, después de cinco veces la vuelvo a sacar y cierro la puerta corredera de cristal de la cocina y la atranco con una silla, poro ella sigue abriendo la puerta y entrando en la cocina. Consigo recoger todo el agua, cierro la puerta y me voy a buscar el aspirador a todo meter, porque doña Berta no para de abrir la puerta y entrar. Pero hoy es peligroso porque está todo lleno de cristales.
Pasar el aspirador. Árdua tarea, con Berta en los alrededores. Todo el rato pasaba, pisaba los cristales y yo coge niña y llévala al salón para que viera los dibujitos con Júlia. Pero nada, rabieta, tirada por los suelos y de vuelta a la cocina. Hoy también se subía a caballito en el aspirador. Yo negra. Me he puesto como una kawasaki 1200. Además porque tenía una prisa atroz. Tenía que picar un presupuesto interminable de cuatro páginas.
Cuando he acabado de la cocina, me he sentado al ordenador a picar el presupuesto, pero Berta toda la tarde llorando encima mío. Quería estar sentada en mi falda y tocar todas las teclas del portátil. He acabado de picar el maldito presupuesto a las ocho de la tarde. Ahora solo espero que me lo acepten y que me lo paguen por supuesto.
Anoche, tampoco pasamos buena noche. Le están saliendo dos muelas y está que rabia la pobrecilla.
Vaya dos días que llevo. Mañana sí, espero tener los astros bien alineados y poder ir a cortarles el pelo, que tienen unas pelanas ya...
Lo bueno del día: una importante editorial de una conocida revista de humor que sale los miércoles y generalmente se meten con todos los políticos me ha aceptado un presupuesto para el stand del Salón del Cómic. Bravo. Y la visita que tuve esta mañana muy esperanzadora.

4 comentarios:

Aretha dijo...

la sal a cucharadas! ole tu niña! única e irrepetible ! jaja!

suerte con ese stand!!!!!! ;)

el viernes lo mismo me paso al bocata, no lo se aún!! muaaaaaa

oddojulliet dijo...

asi estaba al dia siguiente que solo quería agua y rompió el vaso por la mañana y luego rompió la jarra por la tarde... aissssh es que no para esta niña, luego nos reímos, pero en el momento se pasa a tope de nerviosss.
Por cierto, fuiste el viernes a ensayar? que hicisteis?

fanett dijo...

No veas que faena te dan las niñas vas de culo cari , el viernes pasado ensayamos un tema nuevo compuesto por hugo el chico que nos acompaño cantando en mitjançera el tema lo a compuesto para su hija de 3 meses a la que bauitizan el 23 de mayo Domingo y nos a pedido si podemos hacerle una misa gospel y acompañarlo cantando el tema tan bonito que escribio para su hija casi todo el munso a dicho que si osea que ahora tenemos que pefeccionar ese tema y otros nuevos que metio oscar nos vemos el viernes en el ensayo .
Besos .

oddojulliet dijo...

si, conozco lo del tema de hugo, me mando un mail agustin poniendome al dia.
me dan una guerra tremenda las nenas pero... que sería la vida sin sal?

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...