martes, agosto 30, 2011

Se acabó lo bueno (Vacaciones verano 2011 - I Parte)

Las vacaciones han llegado a su fin. Hoy ya he empezado a trabajar y mi cuerpo todavía no se ha habituado a su nuevo estatus. No he tenido tiempo de asimilar la vuelta al trabajo, ni casi el viaje de vuelta. Llegamos el sábado a las 23:00 h de la noche, después de un viaje largo, largo de 12 horas que ni en los años 70. Fue interminable; lo peor de todo es que las niñas no se durmieron ni cinco minutos en todo el viaje, solo al final, cuando ya estábamos casi llegando a casa. ¡Qué aguante! ¡Y qué aguante mi madre que iba atrás con ellas y no la dejaban vivir!
Haré un breve paseo con algunas anécdotas; algunas divertidas otras entrañables y otras muy tristes.
Primera parada: 
Cortijo de las Piedras, en la Sierra de Segura, Jaen (Beas de Segura), pueblo de mi madre. Hemos estado cinco días entre campos y campos de olivos, respirando el aire limpio de la sierra, en el cortijo que mi tía Francis se compró allí.
Cada día salíamos a pasear Jordi y yo, grandes caminatas por esas tierras. Os dejo algunas fotos de las  impresionantes vistas de esos paseos.
Por fin Berta ya hace sus pipis en el sitio indicado y sin rechistar, más contenta que unas castañuelas y cada pipi que hacía le montábamos una fiesta. Y con esto, ya tenemos asumida otra etapa más. Se me ha hecho durísima al principio y durante, ya que cada vez que tenía que hacer sus cositas solo quería la mama para que le acompañara, dándole igual si estábamos a medio comer, en el postre o durmiendo... en fin, todo sea por quitarle el dichoso pañal.
Con motivo de la Virgen de Agosto, la cortijada se engalana para recibir a la Virgen del Rosario y la procesión.
Mi madre que ha hecho un mantón de manila bordado a mano y con la puntilla de bolillos y no dudó en echarlo en su maleta para enseñárselo a todas las vecinas ya que mi tía ya se lo había contado a todas. Una de ellas le dijo que si se lo quería poner a la Virgen y mi madre más inflada que la cola de un pavo real aceptó encantada. Pusieron el mantón y todas se pusieron de punta en blanco para recibir a la Virgen del Rosario. Mi madre no dudó en ponerse una bufanda hecha de bolillos con hilo de plata para la ocasión y a grito de "Viva la Virgen del Rosario" de los fieles se fueron en procesión. Parecía sacado realmente de una peli de Almodóvar.

Una noche salimos a cenar y sin haber quedado, nos encontramos con mi primo Santi, Carmen (su mujer) y mi nuevo sobrino Marcos, guapísimo, ¡cosa más bonito de niño! juntamos una mesa más y nos pusimos a cenar con ellos. Estábamos justo al lado del parque infantil y como ya sabéis Júlia es aficionadísima a hacer fotos, pero sus fotos no son convencionales, siempre busca la foto artística, creo que tiene madera, porque de las cientos de fotos que hace, siempre hay fotos muy chulas; pero lo que más gracia me hace, es que claro, cada uno con su tema y fotografía lo que le interesa. En esta ocasión fue el parque y os dejo algunas de su sesión fotográfica nocturna del parque infantil de Beas de Segura.
Hicimos una excursión a la Sierra de Cazorla, a Coto Ríos, al nacimiento del Río Guadalquivir, cada año que vamos al pueblo es visita indispensable. Es una excursión 100 % recomendable si alguien va por esas tierras. Es muy agradable bañarse en esa parte del río, hay zona de pícnic, un chiringuito y un camping. Tuvimos suerte que no había mucha gente y teníamos prácticamente el río para nosotros y de las familias que había cruzamos palabras con dos grupos diferentes y oye tú, los catalanes estamos por todas partes, todos eran catalanes, de Montcada i de Terrassa (poblaciones vecinas a la mía)... había unos peces enormes e intentamos pescar todo el día, pero como somos unos domingueros no llevábamos las herramientas adecuadas, así que con mucha paciencia y un cubo de jugar con la arena estuve intentando pescar sin éxito y al fin Julieta pescó un pequeño pez (el pobre estaba moribundo, al final creo que murió) pero su cara de felicidad y la satisfacción por haber pescado un pez, no tiene precio.
Otro día fuimos a comer al cortijo de mi tío Ramón, que este sí que vive allí en el pueblo y lo pasamos muy bien. Estuvimos con las iaias (iaia Lola y iaia Francis) y los Cano - Muñoz cogiendo higos en las super higueras que habían. ¡No cogen los higos! ¡Y yo que voy loca por los higos para hacer mermelada de higo que es uno de los manjares más exquisitos que he probado nunca! La lástima es que claro, no me iban a aguantar todo el viaje hasta casa, pero nos llevamos unos cuantos para Águilas... después se bañaron en la piscina y fue Berta la que cogió la cámara y empezó a hacer sus primeros pinitos.
La verdad es que fueron unos días muy relajantes, (más de lo que me había imaginado). Lo único que no llevé muy bien, es la desconexión total de la red, pero ya me fue bien, para romper el vicio (que de nuevo estoy adquieriendo). 
Me quedo con muchas imágenes del pueblo, pero la que más me gusta es la vista tan bonita que tenía nada más abrir los ojos por la mañana:
To be continued... 
Siguiente parada Águilas (Múrcia). Nos vemos pronto.
Gracias a todos los que me seguís día a día, sin vosotros y sin vuestros comentario este blog no tiene sentido. Os recuerdo que si lo queréis, podéis haceros seguidor@s públicos del blog para así poder veros las caras y dedicaros un post de Bienvenid@ a bordo.
Gracias, gracias y gracias.
Un abrazo,
MJ
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...