viernes, mayo 21, 2010

Lunes...
El día ha transcurrido medianamente bien. Sueño. Mucho sueño ya que los lunes son muy malos. Pero bueno, poco a poco fue pasando el lunes hasta que llegué a buscar a las nenas al cole y guardería y nos dirigíamos al coche.
De repente, en una zona dónde todo es césped con banquitos para sentarse y pasear, donde juegan niños, nos encontramos con un perro enorme haciendo sus necesidades. En pocas palabras, una plasta de caca que parecía la de un caballo. Miro a lo lejos y veo a una señora con una correa en la mano y como no pasaba nadie más deduzco que el perraco es suyo. La señora iba andando en dirección contraria al perro y de espaldas, con lo que no vio que su can estaba defecando.
Llamo a la señora y le digo que por favor haga el favor de recoger la caca. Me dice:
Señora: ¿La ha hecho mi perro?
Yo: Pues sí señora, la ha hecho su perro.
Señora: ¿Y yo cómo sé que la ha hecho mi perro?
Yo: Pues mire señora, si estuviese pendiente del perro, se habría dado cuenta. Si no, no la habría llamado. Además, yo que sé que ahí hay una caca si no es porque he visto como la ha hecho su perro.
La señora se empezó a poner como una furia, empezó a decirme improperios del tipo: "es que estáis todos locos", "eres una imbécil", etc. Yo le dije que era una mal educada a lo que prosiguió: "tu si que eres una mala educada y tus hijas también que las llevas sueltas" (Berta en el cochecito y Júlia andando pegada al carrito". Y ahí ya me tocó la fibra (y dígase de paso: los cojones).
Yo: Mire señora, yo he sido educada y todo lo que me está diciendo lo es usted. Además como se ponga tonta encima la voy a denunciar, primero por llevar el perro suelto, segundo por incívica, por no recoger la caca y tercero por calumnias.
La señora prosiguío con la retahíla de insultos e improperios, que si cuanto odio llevamos dentro, igual que mis hijas. Júlia flipando y Berta ya empezó a lloriquear, así es que al final me largué indignada. Si no llevo a las niñas la cojo por el pescuezo y le restrego la cara por la caca de su perro.
No me molesta que la gente tenga perros. Me gustan los perros. Pero no soporto la gente guarra que se piensa que los parques son pipí canes gigantes y dejan las cacas de los perros en el césped alegando que es abono para las plantas.
La semana pasada, otra historia con los perros. Salgo de casa. Había dejado el coche al otro lado del parque que hay delante de mi casa. Había dos chicas con dos perros grandes también y sueltos. Al atravesar por el césped, uno de los perros se me viene a tirar encima y se me sube. Yo hago ademán de separarme y exclamo: "Ay".
La chica se me queda mirando y le dice a su amiga en tono despectivo: "Ja, mira una más que odia los animales". Yo me callé, pero pensé: "Por que mierda tengo que callarme" y me giré a contestarle:
Yo: Perdona, yo no odio los animales, pero me molesta que se me tiren encima.
La chica: Buenno perdonna. (Con tono chulesco) Y ahí acabó la conversación.
Me parece que voy a emprender una cruzada contra la gente que lleva los perros sueltos y deja las cacas en el suelo. Los grabaré con el móvil y los subiré al portal de youtube del ayuntamiento de Sant Cugat con la consiguiente denuncia. Estoy harta de tener que atravesar el parque de delante de mi casa como si fuese un campo de minas y de ir con cuidado cada día cuando bajo del coche, en la cera de césped que hay donde aparcamos.
Martes...
El martes pasó sin pena ni gloria. Trabajando. Las niñas. La rutina diaria. Cuando las bañé me fui a urgencias porque tenía dolor en el pecho. El médico me manda antibiótico y unas pastillas muy raras.
Miércoles...
El miércoles llegó. Yo lo esperaba con impaciencia desde hacía dos semanas. Me levanto hecha unos zorros. Mareada perdida. Con unas nauseas horribles. Al final acabo vomitando. Me recupero poco a poco.
Llevaba detrás de una clienta mucho tiempo. Después de llamarle insistentemente me dio cita para el miércoles a las 10:30. La importante productora de un trío catalán que cantaba quesquesé semerdé preguntaba la nobleza, la revolución francesa, quesquesé parlé fransé... lo pilláis. Bien. Me cojo la carretera de l'Arrebassada. Airecito fresco por la mañana. Abro la ventanilla del coche, me va entrando el olor de la montaña de Collserola al mismo tiempo que deleito mi vista con el paisaje mientras conduzco.
Llego a Barcelona. Rotonda. El tomtom me indica que gire a la derecha, pero en una fracción de segundo me suena el puto móvil. Jordi, para preguntarme como me encuentro. Le digo que ahora no puedo, que ya le llamaré cuando pueda. Ya me he pasado la salida que me indicaba el tomtom, pero se reestablece y me indica otro camino. Pues lo sigo. De momento todo bien hasta que la cosa se empieza a complicar. El maldito tom tom que tiene vida propia haciendo de las suyas, indicándome a su libre albedrío. Me llevó hasta la Pza. Lesseps. Yo nunca había estado por ahí. Y me cagué. ¡Qué follón de coches, obras, de carriles y su p... m....! Me pasé la salida y tuve que bajar por Príncipe de Asturias, hasta que pude girar a la izquierda (a tomar por culo), coger una calle que no me acuerdo como se llama que me llevó hasta Gran de Gràcia y de nuevo a la Pza. Lesseps. Pues bien, el puto tom tom me decía que me mantuviera a la izquierda, pero si me mantenía a la izquierda me metía en la Ronda y no podía ser. Vuelta a la plaza y otra vez a bajar por Príncipe de Asturias, calle a la izquierda y Gran de Gràcia otra vez. Esta vez un camión cisterna enorme en el semáforo. El semáforo verde y el tío ni se mueve. Yo y diez coches más pitando y el tío ni caso. Arrancó cuando el semáforo estaba en ámbar. Gran de Gràcia por fin. Otra vez imposible meterme en el carril de la derecha. Otra vuelta más por Príncipe de Astúrias. El tom tom me dice que gire a la derecha, dirección prohibida. Insiste en que gire a la derecha. Otra vez dirección prohibida. Así como unas cinco calles. Al final, tanto insistió que le hago caso en la siguiente que puedo girar a la izquierda. Veo que gira también un taxista. Giro y ¡sorpresa! Es una puta calle sin salida y con unas escaleras al fondo. Pues como no saque las alas, no sé como voy a salir de aquí. Doy la vuelta, viene un coche que me ha visto que estoy dando la vuelta y el subnormal empujando. Yo ya estoy de los nervios. Desquiciada. Me cago en todo. En el tom tom y su p... madre, el la calle Príncipe de Astúrias, en la calle de la izquierda y en la de Gran de Gràcia. Vuelvo a meterme otra vez a salir a la Pza. Lesseps. Esta vez, me digo que voy a ponerme en el carril de la derecha así es imposible que no me hagan boicot el resto de conductores; semáforo en rojo. Perfecto, me examino a lo lejos el recorrido que tengo que hacer. Semáforo verde. Arranco. Voy girando a la derecha y de repente, veo por el rabillo del ojo que tengo un autobús demasiado cerca. Cada vez más cerca. El autobús gira a la derecha, pero por lo visto no me ha visto y se me lleva por delante. Ahora sí que la hemos jodido. Son las 10:25 h y había quedado con la clienta a las 10:30 h. Ya no llego ni loca. Noto que cruje todo el coche por el lateral. Me encojo dentro de el. No me atrevo a moverme hasta que el autobús para. Era un autobús de una empresa privada que iba cargadito de turistas ingleses del imserso. Baja el guía. Yo no me muevo. Cuando ya se ha apartado el autobús y se para más alante y se baja, es entonces cuando voy a bajar. Mi puerta no abre. Mierda. La que me ha liado este. Bajo por la puerta del copiloto. Veo el destrozo que me ha hecho en el coche. Le digo de todo al chófer del autobús (menos guapo). De repente se baja una señora del autobús y me ofrece agua.
Señora: Drink water, drink water.
Yo acepto el agua.
S - You're in shock, you're in shock.
Yo: No I'm fine.
S: It's OK. Drink water, you're in shock.
Y dale con que yo estoy en Shock. Lo que tengo es una mala leche encima que no me aguanto y un poco de susto porque ver por tu ventanilla abierta un autobús que se te tira encima, no es para menos.
La amable señora inglesa, me cuida.
S - Is you're boyfriend comming?
Yo: No, no.
S - Is someone comming?
Yo: No, no.
S: Drink water, drink water...
Le digo al chófer que llamamos a la policía. Me he grabado el teléfono de la policía en el móvil mil veces, pero con los nervios (a ver si es verdad que voy a estar en shock) no atino a encontrarlo.
Viene la señora y me ofrece un caramelo para que no me de bajón y me desmalle allí mismo.
S- Take a sweet. Is good for you, 'cause your in shock....
De repente empiezan a bajar todos los turistas del autocar. Iba lleno hasta los topes. Todos mirando y diciéndome cosas. Algunas haciéndose fotos con el chófer... Se van a coger el metro porque tenemos para un rato... en fin un número.
Al cabo de un buen rato vino la policía.
P: ¿Hay heridos?
Chófer y yo: No
P: Pues hagan el parte amistoso ustedes mismos.
Yo: Es que no he hecho ni un solo parte en mi vida.
P: Es muy fácil, solo tiene que ir rellenando el papel.
El chófer no llevaba ni hoja de partes... y yo llevaba una.
Los polis con una prisa por largarse impresionante. Y yo que no me fiaba. El chófer tenía que reconocer su culpa. Menos mal que era una buena persona y la reconoció. El mismo le dijo a los señores agentes, que claro, con el autobús cuando gira por lo menos invade tres o cuatro carriles... con eso lo digo todo.
Al final hicimos parte amistoso y cuando ya nos vamos a ir, le doy la mano amistosamente, el me da dos besos y nos despedimos. De momento bien. Ahora a ver que tal las compañías.
Lo jodido del caso, es que en Diciembre estuve sin coche porque reparé todos los golpecitos y lo pinté entero, osea que lo tenía recién sacadito del horno.
Me ha quedado todo el lateral rallado, hundido y la puerta de atrás del piloto descolgada. Acabamos de cambiar el coche de todo riesgo sin franquicia, a todo riesgo con franquicia de 210 € y menos mal que insistí en coche de sustitución por lo que pudiera pasar. Vaya estreno en la compañía, pero que conste que la culpa no ha sido mía.
Al final, mi jefe llamó a la clienta para decirle que no llegaba y fue la escusa perfecta para decirle que estaba muy liada y que le envíe un mail para volver a quedar. Ahora van a volver a pasar por lo menos cuatro meses más. Pero que no se piense que lo tiene tan fácil, mañana mismo le voy a llamar directamente. ¡Qué se ha pensado! La perseverancia es lo mío.

3 comentarios:

fanett dijo...

Bueno tu coche quedo destrozado pero lo importante es quien hiba dentro osea tu y tu estas perfecta .
Un besito cariño.

oddojulliet dijo...

pues si, menos mal
me jode llevar el coche con arañazos, en diciembre le hice chapa y pintura, le quite todos los golpecitos de las puertas y lo pinte entero. snif, snif

Nuria dijo...

Guapa!!!

Es algo que hacía mucho tiempo que quería hacer, y lo sabes. Hoy, leyéndote durante horas, he decidido hacerme seguidora de tu blog.

Gracias. Gracias por compartir. Esto que hay aquí escrito es una reliquia, como tú, es una pequeña gran parte de tí.

Gracias. Gracias por entretenerme con tu blog y tus causalidades. Cuando el día a día me come... es una de mis formas de evasión y de relativización de absolutamente todo lo que me pasa por la cabeza. Leer tu blog es una de mis formas de deshacerme de la mala energía que se me carga a las espaldas durante el día.

Gracias. Gracias por estar ahí y por estar aquí. Es una forma de sentirte cerca prácticamente día tras día.

Gracias. Gracias por ser como eres, por dejarme conocerte, por existir y por llegar a mi vida. Ley de atracción.

Gracias. Gracias por decidir adoptarme.

Gracias. Gracias. Gracias.

Te quiero mucho,

Nuria (una de tus niñas)

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...