miércoles, julio 06, 2011

Piscina

Tarde de piscina en casa de P. e I. y relax después de una tarde un poco nerviosa de intentar hablar por teléfono con dos niñas pegadas persiguiéndome por toda la casa, una tocando la maldita trompeta de plástico y la otra con el cetro mágico a todo meter. Imposible hablar por el jodido teléfono, después de un gran cabreo con los organizadores de los casales que dan una camiseta por semana, por dos semanas me tocan dos camisetas, pero no te la dan hasta la semana que viene y les he dicho que no estoy dispuesta a lavar la camiseta cada día a mano y hemos llegado a un acuerdo: mañana repartirán a todos los niños tantas camisetas como semanas hagan de casales. ¡Ya era hora! Supongo que la señora se ha apiadado de mi después de quedarse sorda con la trompeta de Berta y el cetro mágico de Júlia y mis gritos, claro está.
Después a la piscina, Bertita con sus nuevas chanclas de (como dice ella) istoristori (toy story) y Julieta con los crocks de las princesas.
Berta tiene verdadero terror al agua y hoy ya se ha soltado un poco más. Con cautela pero se soltó. Casi deja a P. sin agua en la piscina de la cantidad que ha bebido y Júlia también, lo que le provocó un "rotet", como dice P. de CAMIONERO total. (Hay que ver lo que se esconde detrás de esa carita de ángel: un auténtico camionero en toda regla).
Hemos llegado a casa tarde y agotadas después de dejar a X. en su casa. Entre los casales de esta mañana y la piscina de esta tarde, después de cenar, solo ha habido tiempo para lavar dientes y manos y caer en la cama redondas. Les canté el luralá que Júlia me dijo:
- Mama avui, directe el luralá. Sense conte.
Y como que estaba yo para cuentos con la faena que me quedaba y lo cansada que estaba y Jordi a una reunión del AMPA, la última del curso...
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...