jueves, noviembre 03, 2011

De compras II

¿Por qué será que me encanta ir de compras pero odio ir a comprar calzado? ¡Es mi cruz! El plan de esta tarde, sí o sí, era ir a comprar bambas para las niñas, que ya les hacen falta. A mi también me hacen falta, pero no encuentro las que me gustan y las que me gustan valen un ojo de la cara. Mi relación ojo - pasta está fatal. Siempre me enamoro de lo más caro. Sea lo que sea. Y así estoy, sin bambas desde hace dos años y cada invierno digo que me voy a comprar unos zapatos o botas... este año estoy entre unos botines de estos tan chulos que se llevan con cordones. Pero cuando no me gusta el tacón, no me gusta la puntera o encuentro los perfectos tacón, puntera, pero no me gusta el color o son de piel girada, que son una caca, sobre todo si tienes niños, porque es bien seguro que las manchas siempre van a esos zapatos. Encontré en una zapatería los perfectos, pero no estoy dispuesta a gastarme 170 €, me niego en rotundo. Y así sigo, sin botines y ya me veo otro invierno más, con mis botines Martinelli que tienen más de once años y están los pobres para el arrastre. Tengo que decir, a favor de los botines, que se tiraron en el armario sin usar creo que unos seis años aproximadamente y los rescaté hace dos años y os aseguro que han recuperado los años de reposo en su aposento.
El año pasado vi unas botas estupendas, chulísimas, pero también costaban un ojo de la cara 180 € creo que costaban. Y en verano me pasa lo mismo.
¿Por qué hacen zapatos tan feos? ¿O bonitos pero con tacones imposibles de llevar? Y ¿por qué son tan caros los que me gustan? Normalmente no miro el precio, primero miro la pieza y luego el precio y es que no falla ni una maldita vez. Y después empiezas a mirar los precios de los zapatos de alrededor y a mitad de precio, pero resulta que no te gustan nada... ya lo digo, el calzado es mi cruz.
Bueno, pues hemos salido del cole y hemos ido a comprar bambas. Primera parada un Outlet que hay de Inter Sport, que a veces tienen cosas que están bien, pero resulta que esas veces no son las veces que voy yo, porque cuando voy yo, no tienen lo que me gusta o lo que me gusta no hay número para las niñas, como es un outlet... total, que aparcamos el coche en la quinta puñeta; vamos caminando hasta el outlet, llegamos y nada de nada. Y de ahí, al centro comercial Sant Cugat otra vez.
Zapatería Bata: nada, ni me gustan, ni número. Tienda de deportes: Nada de nada, aquí directamente ni número, solo en modelo de bambas de niño. Me niego. Por lo menos tienen que llevar algo de rosa. Al final, vamos a la zapatería y he encontrado unas para Júlia pero para Berta no había nada, ni número ni modelo; solo unas chicco, pero me he negado a gastarme 40 € en unas bambas para Berta, que le van a durar hasta el verano.
Aburridas y algo histérica, que estaba ya: todo lo tocan, se esconden entre la ropa que tienen expuesta, no hacen caso... salimos de la zapatería y nos damos de morros con la Benetton. Hemos entrado a ver si por casualidad tenían bambas (podéis imaginaros mi grado de obsesión por acabar con la compra de las bambas, se me hace duro tener que emplear otro día para la misma tarea). Nada, tampoco hay bambas.
Así que he decidido que nos largábamos de allí ya y me pasaba de largo de la administración de lotería, cuando algo me ha dicho que hiciera un Euromillones para este viernes, a ver si tengo la suerte de que me toquen y pueda pagarme una Personal Shopper, para que sea ella la que vaya a comprar las putas bambas. Y de ahí, a comprar un regalito para Hugo que hace su fiesta de cumple el sábado; hemos entrado en la juguetería y después de que a Júlia se le cayeran unas cuantas cajas de vestidos de la Nancy imposible de ponerlas bien de nuevo y Berta se tirara a la yugular de los "tutubis" (Teletubies) y de que lo tocaran todo, he decidido salir de allí haciendo fu como los gatos. No sin antes coger cuatro catálogos de juguetes, Júlia ya está empezando a hacer la carta de los reyes, a ver si la hace tan larga como la del año pasado.
Hemos pasado por delante del Casa y no podía resistirme a entrar, ya han puesto todo lo de navidad, adornos, velas, cintas, papeles... directamente he entrado a la sección de cocina y me he comprado una badeja muy chula y dos paquetes de capsulas para hacer cupcakes. Y por supuesto, también nos hemos llevado un par de catálogos. Dice Júlia que marque todo lo que quiera pedir a los Reyes Magos de Oriente.
Me ha costado horrores sacarlas del centro comercial, dos días seguidos y estas se vuelven adictas a las compras y a los cochecitos de la Kitty. Hoy Berta se ha subido,pero me niego a poner moneda, lo muevo con la mano, como hacía uno de un anuncio, que meneaba el coche con la mano, y moviendo el volante ya se conforma; y es que si las tengo que montar en cada cochecito que hay me arruino a euro por viaje.
Así es que las compras de hoy han sido, las bambas de Júlia (un 28 ya):


Y mi bandeja de cupcakes y galletas (precio excelente: 2,99 €):



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...