domingo, diciembre 04, 2011

Esperando a Ratoncito Pérez y mi sobrino-nieto

Esta mañana me he levantado al grito de:
¡Papa tinc la boca extranya! ¡Mira, al mirall!
Me levanto asustada, ya que Júlia cuando no se levanta con el ojo hinchado, lo tiene con rojeces extrañas.
Así es que me he levantado y le he dicho:
- A veure Júlia.
- Mira!
Y abre la boca y veo que se mete la lengua entre dos dientes. Le veo el diente un poco torcido. Se lo toco y ¡sorpresa! se le mueve un diente.
-Júlia, se´t mou una dent!
No os puedo describir la cara que ha puesto mezcla de contenta-ilusión-felicidad. Lleva desde P3 diciendo que se le mueve un diente. Todo por que a  un niño de su clase le faltaban las dos palas (que se le rompieron porque se cayó de un tobogán) y ahora en P5 a un niño ya se le ha caído uno y a una niña se le han caído dos.
Ratoncito Pérez, es el héroe nacional de la clase de los bomberos, básicamente porque trae películas de Dvd.
Las niñas están emocionadas. Berta, inducida por su hermana claro está, ya sabe que le va a dar un "pupe" (chupete) a ver si a ella también le cae algo. Y Júlia a primera hora de la mañana cuando ha descubierto que se le movía el diente, no sabía que quería, pero ahora tiene clarísimo que quiere la peli de La Cenicienta.
Berta a cada momento pregunta que cuándo va a venir el Ratoncito Péres, para que no le pille desprevenida. 
Así que estamos a la espera de que se caiga el diente y venga a visitarnos por primera vez el Ratoncito Pérez. Ya podemos ir espabilando con la Cenicienta, vaya a ser que me pille desprevenida. Están emocionadas.


Esta tarde hemos tenido reunión familiar. Han venido mis cuñadas (hermanas de Jordi), sobrina y sobrino nieto para hablar de la comida de Navidad, que se hará como ya es tradición en mi casa, básicamente por espacio. Somos veintitrés y mi salón es muy amplio, con lo que cabemos todos bastante holgados y todavía tienen espacio para correr las peques. Y lo que pasa siempre en estas reuniones, que se alargan a parte de no estar exentas de polémicas. No por mi parte, aunque me he tenido que morder la lengua por no liarla y no precisamente con las hermanas de Jordi si no con la otra cuñada, la mujer del hermano de Jordi. ¿Quién no tiene un cuñad@ rar@? Pues nosotros tenemos una.
No voy a entrar en polémicas en este blog, me voy a reservar los comentarios porque es que no vale ni la pena entrar en detalles, pero me he quedado con las ganas de decirle no cuatro, más de cinco y de seis cosas. Y sin embargo me he tenido que morder la lengua, porque acordamos con mi otra cuñada el otro día que la que hablaría sería ella (en previsión de que ya iba a ver polémica, como cada año).
No entiendo como la gente puede ser, tan, tan... no sabría como describirlo, ¿pobre de espíritu? ¿insolidaria? ¿negativa? ¿tontalculo? En fín, cada uno recibe en esta vida lo que da y si el día de Navidad bebe agua me la trae bien floja que el vino ya se lo bebe Bob Esponja o lo que es lo mismo su santa madre, que también se une a la fiesta.
Yo me he ceñido a morderme la lengua y en cuanto se ha ido le hemos hecho un traje a medida y nos hemos quedado a gusto. ¿Pero que se ha creído?
Me he centrado en mi sobrino nieto que es un bombón y como ya os prometí un día aquí os lo presento. Se llama Uriel y es un amor y un cachondo, siempre tiene una sonrisa en la boca. Se nos cae la baba a tod@s y las niñas encantadas con su nuevo primo y su nuevo juguete. ¡Qué guapo que es!


Y a mí se me caía la baba, más y más. Y lo coges en brazos y es un amor y solo te dan ganas de darle besos de abuela (pues eso, de lo que soy de tía abuela) y me lo como. Ahora entiendo a las abuelas los besos tan pesados que daban. Si es que dan unas ganas de comértelo. Después nos habremos arrepentido, pero de momento nos hemos tenido que contener.


Todo el mundo me dice que me queda bien menos Jordi, ¿por qué será?
En fin, hemos pasado una velada divertida haciendo trajes a medida a nuestra otra cuñada, la rara, hemos cenado unas pizzas y mientras estaban en el horno, las nenas han sido arrastradas por todo el suelo, encima de una manta, por mi cuñada Rosana. Lo mejor es que luego las nenas la han arrastrado a ella. Está volviendo a su segunda juventud, porque mi cuñada R. ya tiene cincuenta y algo... pero os aseguro que parece más jóven que yo.
Y hoy estoy molida, porque ayer llegué a casa sobre las 2:45 h y Júlia tosía y tosía y al final se despertó, porque además tenía la nariz taponada. Le puse vicks vaporub en la planta de los pies y decía que no podía dormir, así es que nos instalamos las dos en el sofá con dos mantitas y hemos dormido abrazaditas hasta las 6:50 h que me he ido a la cama con un dolor de cuerpo impresionante, ya que como me puse me quedé, no podía moverme ni un centímetro...
La navidad ya se acerca y yo tengo vacaciones, la semana que viene, semana del 5 al 9 entera, la semana del 26 al 30 entera y el día 21 de Diciembre, que es el concierto de Navidad de las peques en el cole.
El lunes me voy de compras, a ver si puedo comprarme unos zapatos de una vez por todas. Se me resisten.


2 comentarios:

encarni dijo...

ignoro de quien hablas y no lo vamos a comentar aquí...

Pero los calificativos "tontalculo", "insolidaria", "negativa" e "insolidaria" me parecen un excelente compendio...Excelente descripción!!!

Ojo!! y para más de un personaje que corre por el mundo, lamentablemete!

CUGUI dijo...

Lo que yo te diga! es que hay gente que hay que echarle de comer a parte!
en fin, sin más comentarios, que se le va a hacer si tiene que haber de todo en la viña del Señor, pero se podía haber quedado en la viña del Señor y no venir a tocar los webs el día de Navidad! hay que joderse...

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...