domingo, febrero 27, 2011

Pyjama Party

Pues me acabo de sentar después de acostar a la última niña. Hoy cuatro niñas, las dos mías y las dos primas que han venido a hacer una fiesta pijama de princesas.
Íbamos a ir al Planeta Màgic, pero como Júlia anda con fiebre ayer y hoy, hemos tenido que cambiar de planes. Me he ido a buscar a las niñas, mientras Jordi dejaba un momento a Berta en casa de mi madre y se ha ido a urgencias con Julieta. Lo de siempre. Un proceso vírico. Cuando no saben lo que es, siempre, siempre la culpa es de un pobre virus y te dicen que es un proceso vírico.
Hemos cambiado el ir a la ballena por hacer un pa de pessic (bizcocho típico catalán buenísimo), aunque el nuestro todavía no lo hemos provado, nos lo comeremos mañana para desayunar. Y después les pondré unos tatuajes de mariposas que hoy no nos ha dado tiempo.
Después han jugado un poco más, y para cenar burritos, de verduras, de jamón dulce y queso y ¡de fuet!, ¿quién ha dicho que no podíamos adaptar una comida mexicana al estilo catalán? En definitiva, una tortita de maiz, rellena de fuet.
Después de los burritos una dosis de chocolate y peli de princesas: Tiana y el Sapo. Berta pasadísima de vueltas ha empezado a tirar juguetes a su prima que estaba estirada en el sofá cama de princesas en el suelo viendo la peli. Al final nos la hemos llevado a dormir porque no dejaba de incordiar y es que ya era muy tarde. La siguiente en dormir, la otra Berta, la que estaba estirada en el sofá de las princesas, tan a gusto estaba que se ha quedado trinchada. La siguiente Júlia, que le ha empezado a subir la fiebre, estaba a 37,8, se ha tomado el Paidofebril con agua y a dormir. Y la campeona de todas, Carlota que se ha ido a dormir cuando se ha acabado la peli (y porque la he obligado) porque quería seguir con nostros en el comedor, en el ordenador.
Y a estas horas ya, después del "peaso" de estrés de cuatro niñas pidiendo a la vez me siento un ratito. Estoy molida y mis ojos ya están empezando a cerrarse.
Mañana al zoo de Barcelona. Con las sobrinas y su madre y nosotros. Jordi ha mirado qué tiempo hará mañana y se prevee bueno, aunque no sabremos como estará Julieta y si se verá con ganas y fuerzas para ir al zoo. La idea es llevar la comida para hacer un pícnic. La comida de allí además de cara, carísima, mala, malísima. Una vez me negué a llevar la comida de casa por aquello de "ya que salimos, pues comemos allí". Aún me estoy arrepintiendo, porque tres bocatas y unas bebidas, creo que nos costaron cerca de 30 €. La tortilla del bocata estaba, a parte de refrita en la freidora, más seca que la mojama. Horrible. Así que me juré que nunca más comería comida de allí. Siempre me la llevaré de casa, of course!
Os dejo la receta del Pa de Pessic de Vic y ya os contaré como nos ha salido. Os diré que el trabajo en equipo ha sido muy bueno.
Carlota, ha batido las yemas. Júlia y Berta grande han puesto el azúcar glass, lo han pesado y lo han mezclado. Berta pequeña y Carlota han pesado la harina y la han echado al bol. Berta ha removido la masa un poco más, que he acabado haciéndolo yo porque costaba bastante removerlo. Carlota, Berta grande y Júlia me han ayudado a poner a punto de nieve las claras de los huevos y luego lo he mezclado todo y lo he metido en el horno. Me he tenido que poner seria, porque no paraban de meter el dedo dentro del bol y han probado todos los ingredientes, las yemas, las yemas con azúcar glass, la harina a palo seco y con el huevo y el azúcar, la levadura a palo seco también y con el resto de ingredientes... Todas las combinaciones posibles. Lo metimos en el horno, ha salido perfecto y en un momento de despiste, ¡ otra vez alguien había metido el dedo dentro del pastel! Luego nadie ha sido. Siempre pasa eso. En fin, le he puesto azúcar glass por encima y ha quedado disimulado, pero el cuerpo del delito todavía se halla en el bizcocho.

RECETA:
6 huevos pequeños
125g de azúcar glass
125g de harina
1 sobre de levadura en pols
Elaboración
Se separan las yemas de las claras. Se ponen las yemas y el azúcas glass en un bol y se baten un buen rato hasta que queden con una consitencia como si fuera mantequilla y parezca que han doblado el volumen.
A esto se le llama emblaquinarlos, porque las yemas pierden el color.
A continucaicón, se le añaderan la harina y la levadura en polvo, tamizados y se removerá bien. Quedará una pasta espesa que aclararemos seguidamente con las claras que habremos montado a punto de nieve; para volcarlas en el bol lo haremos suavemente.
Se pondrá en un molde de unos 20/22 cms (previamente forrada o bien con mantequilla), a 170º durante unos 17 minutos. Si os parece que se quema de arriba, simplemente, se baja un poco. Para estar seguros que está cocido, se clavará un palillo y se comprueba que salga bien seco. Se saca del horno y no se separará del papel hasta que se haya enfriado y teniendo cuidado que salga facilmente.
Una receta muy rápida y fácil de hacer, sobre todo con la ayuda de las cuatro supernenas.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...