jueves, enero 27, 2011

Masajes brasileños 5

Esto va viento en popa. El martes tuve mi quinto masaje brasileño y los cambios en mi figura son espectaculares. Vera queda asombrada y yo también, porque está transformando mi barriga en una tableta de chocolate. Es alucinante, no me canso de decirlo. Aunque con la visita de la roja de nuevo, los líquidos se quedan retenidos en mi cuerpo y todo el mes para bajar 700 grs i en un momento se me incorporan como nada, en un suspiro, 500 grs. más. Esta mañana ni me he pesado (porque me he despistado, porque no perdono la báscula)
Contraindicaciones: toda la ropa me va grande. Los pantalones se me caen y lo peor de todo es que no encuentro pantalones que me queden bien o que me gusten como me queden.
Hay que ver que mal está repartido el mundo. Cuando estaba gorda no encontraba por gorda y ahora no encuentro por delgada, ¿tan difícil es? No me lo puedo creer. Toda la vida deseando estar delgada para poder lucir palmito y ahora que luzco palmito lo desluzco con los pantalones que me hacen bolsas por todos los lados. ¡Qué desastre! Y lo peor es que no encuentro el momento de ir a comprar ropa, ni para mi, ni para las nenas. A Júlia le hace falta ropa como agua de mayo y sobre todo una chaqueta, no paran de crecer estas niñas. También le hacen falta unas bambas, ya que las bambasdecaca de la Barbie que le compré por que se había encaprichado con ellas ni le han durado una temporada (se las compré en Septiembre); es la última vez que compro algo de personajes, no me tenía que haber salido de la linea habitual de nike o reebok. Además para mi es de suma importancia que lleven un buen calzado, es básico. Las bambas estas de la Barbie, eran un modelo con luz, claro que cuando yo se las compré ya no hacían luz porque eran de la temporada pasada, y llevan todo el mecanismo debajo del talón, que por mucha plantilla acolchada que lleve eso debe ser super incómodo caminar con ellas. Por eso esta mañana no se las quería poner, pero tocaba psico y no me ha quedado más remedio, con toda mi pena en el corazón, que se las pusiera, mientras ella iba renegando y diciendo que cuando le iba a comprar unas bambas nuevas. "Dentro de poco Júlia", le he dicho. "Faltan tres días para que la mama y el papa cobren dinero e hiremos a comprar unas bambas". "Vale, pero yo tengo monedas, yo tengo dinero y os puedo dar para comprar las bambas" (Creo que en total en monedas tiene 1,45 €) "Pues como yo tengo dinero, os doy todo mi dinero para ti y para el papa" "Gracias cariño, pero enseguida cobraremos e iremos a comprar las bambas"...
En fin, me encanta que sea tan desprendida, tengo dinero guardado en su hucha que nos van dando las abuelas por los cumpleaños o navidad, pero no se lo quiero tocar para unas bambas, lo guardo para ellas.

1 comentario:

Aretha dijo...

me muero de envidia xDDDDDD


yo no consigo bajar ni un sólo gramo! y eso que voy con prisas todo el día y sólocomo ensaladitas!!!

HARTA ESTOY! jajajajaja

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...