lunes, abril 11, 2011

Fin de semana 9 y 10 de Abril de 2011

Vaya fin de semana más agotador, pero increíble. 
El viernes por la tarde cuando salieron del cole fuimos al Planeta Màgic con C y A e I (jolín esto de las iniciales...) y estuvieron saltando en las camas elásticas, subiéndose a la ballena gigante, en las piscinas de bolas... agotador.
El sábado, después de hacer vida sexual (limpiar, que es lo que más jode) salimos a pasear como hacía tiempo que no hacíamos. Y digo tiempo, porque desde hace mucho tiempo, sale Jordi con las nenas y yo que quedo en casa limpiando y limpiando y por más que limpio nunca está la casa como quiero que esté: ordenada, pero ya llega un punto que me da igual (esto de boquilla, que luego cuando veo montones de ropa por planchar y juguetes por todos los sitios, me pongo enferma. El feng shui entra a mi casa y sale por patas).
Salimos a dar un paseo por el Monasterio, había encuentro de Gigantes y Cabezudos de las escuelas públicas, no todas claro, pero la nuestra participaba con nuestros gigantes y fuimos a darles soporte y hacer el recorrido del pasacalles. Mientras esperábamos a que salieran fuimos a inaugurar la temporada de helados y después de una cola interminable, por fin compramos dos helados de dos bolas cada uno, para cada una de ellas (en esta heladería no tienen helados sin leche ni de leche de soja y yo me tuve que aguanar las ganas).
Berta es oír la música y se vuelve loca y a Júlia también le gusta mucho, pero como es tan tímida y ya es más mayor le da un poco de vergüenza el ir haciendo el mono por la calle.
Berta iba cantando y bailando, dando palmas, saltando, manos a la cintura en posición de jarras y moviendo su cintura... un espectáculo ella solita. Al acabar el recorrido del pasacalles nos encontramos con mi madre y fuimos a tomar un café en una terracita y después paseando para casa. Mi madre estaba que no se aguantaba del dolor de rodilla y se fue a la suya. De camino a la nuestra paramos en el parque.
¿Por qué sufro tanto en el parque? ya sé que tengo que ser más pasota y confiar más, pero es que no lo puedo remediar. Veo el peligro en todas partes.
Llegamos a casa molidos pero lo habíamos pasado muy bien.
El domingo, por fin, le dimos a Júlia su regalo de cumpleaños: fuimos al Tibidabo y nos lo pasamos cañón. Primero sacamos la entrada para el "camí del cel" pero las atracciones eran más bien sosas, para niños muy, muy pequeños. Y claro, paseando y asomándonos a los pisos inferiores, Julieta vio el barco pirata con agua de verdad y quería subirse... así es que tuvimos que sacar la entrada entera, pero yo tenía claro que nos íbamos a sacar el bono del Tibiclub, hacerte socio, de momento, durante un año. El 31 de este mes se nos caduca la del zooclub y prefiero no renovar y probar este año con el Tibidabo. Cada vez que vamos al Zoo acabamos jugando en el parque, en vez de ver animalitos; por lo menos en el Tibidabo se lo pasarán mejor.
¡Cómo disfrutaron! Se subieron en todo lo que se podían subir, las focas, el barco pirata, en el jumping, en los autos de choque, las latas, el carrousel...
En la cola de las focas, Berta llorando como una magdalena, porque quería subirse a las focas inmediatamente, y como le explicas a una niñas de dos años y medio que se tiene que hacer cola... en fin, cuando por fin subió le entró una felicidad hasta que... al final de la subida, venía la bajada y al bajar, le salpicó un poco de agua en la cara y se puso a llorar a grito de "m'he mullaaaattttt" y quería bajarse de la foca...
En los autos de choque, me quedé sorprendida de lo bien que conducía Júlia, que se montó una vez y cuando bajó se volvió a poner en la cola porque se quería volver a subir y como vimos que no era muy peligroso, subimos a Berta con ella. Le dije a la niña que no sacara los brazos del coche y eso hizo, pero en cuanto se relajó y se dio cuenta de que le encantaron se puso el brazo recostado (pose chulita total); me recordó un montón la pose que ponía mi padre cuando me montaba en los autos de choque... que tiempos aquellos.
De los autos de choque ya nos íbamos, porque se nos habían hecho las 19:30  h ya de la tarde y teníamos que coger un bus, para llegar al parking para coger el coche, pero cuando salíamos había un espectáculo de muñegotes (del estilo del Barrio Sésamo) y allí que se engancharon. Se abrieron su cubo de algodón de azúcar y se pusieron moradas (sobre todo Berta) mientras disfrutaban viéndolo. Hora crítica y teníamos que irnos, pero no se acababa y dijimos que nos íbamos y Júlia llorando que "volia veure les titelles", así es que le dije a Jordi que nos quedábamos a verlo y el se fue echó una partidita al scalextric y entró a ver los espejos mágicos.
Salimos por fin del parque, cogimos el autobús, el coche y nada más sentarlas en la sillita, se quedaron roque. Fue llegar a casa, descargarlas directamente en la cama, ponerles el pijama, cola-cao y a dormir. Eso Júlia, porque Berta, siempre le pasa, que está que se muere de cansancio y de sueño. Se duerme en el coche, recarga la batería y después hay Berta para rato. No hay manera de dormirla. Después del cola-cao, la bañamos a ver si le entraba el sueño, pero ni por esas... así es que hubo niña para un ratito.
Yo estaba molida, molida. Me duché, me quise sentar al ordenador, pero a las 22:30 h me senté en el sofá y kao. Hasta que me despertó Jordi para ir a dormir a la cama, si no, todavía sigo en el sofá.
Y esta mañana estaba molida, molida. Me estoy tomando jalea real a ver si me anima un poco, porque la astenia primaveral esta me está matando. ¡Qué semana más mala la pasada! Toda la semana arrastrándome por los rincones del cansancio y la pesadez de cuerpo... llevo tomando la jalea dos días y parece que me anima un poco, de no ser que estoy petada por el fin de semana que hemos tenido.
Las caras de las niñas y lo bien que se lo han pasado, no tiene precio, no se paga ni con todo el oro del mundo.
Los gigantes del cole:
De pasacalles...
 Tomando "un fafé" en la terracita...

 De camino a casa, ya sufriendo...
 Posando y haciéndose la modelo (tiene madera la niña)
 Sufriendo, ya del todo, en el parque...

Antes de salir para el Tibidabo, disfrazándose, que les encanta...


Ahí queda, esa Martirio con ese poderío (genio y figura, jajajaja) (la camiseta es total, ya lleva las joyas incorporadas en el estampado plateado)
Esperando al papa, haciendo un vermoutillo...
Atracciones...



















Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...