miércoles, abril 20, 2011

Martes de música clásica y recortables

Hoy ha sido un día bastante tranquilo. Tenía una visita esta mañana concertada desde hacía un mes y por fin, después de anularla dos veces y concertarla a un mes vista, esta mañana ha tenido lugar. Visita muy interesante, aparatología estética...
Después he vuelto a la empresa, llamadas, gestiones y ups! las 16:50 h. Me voy corriendo que me las pelo.
Para hoy tenía una actividad divertida. Buscando por internet he encontrado unos recortables vintage, muy bonitos de las Liddle - Kiddle (muñecas de Mattel del año 1965, previas a la Barbie), me han gustado tanto, que he impreso todos los recortables que he encontrado (varias copias) y ya tenía lista la actividad de esta tarde.
He pensado que las podíamos recortar, pegarlas en una cartulina y después plastificarlas para que queden más resistentes, sobre todo a las manos de Berta.
Cuando he ido a buscarlas a casa de mi cuñada, Berta estaba sentada en la falda de mi cuñada y estaba que se caía de sueño. Vamos que ni se ha inmutado cuando me ha visto. Y Julieta se ha escondido para que la buscara.
Me dan el parte del día: Berta ha dormido antes de comer y no ha hecho la siesta. Ha comido dos veces: en casa de mi cuñada y cuando han acabado, se ha subido a casa de la iaia Paquita que estaba comiendo y ha vuelto a sentarse a comer y se ha comido su buen plato, después de unas lentejas con arroz y un yogur que comió en casa de la tata...
Me ha costado un poco arrancarlas pero cuando lo he conseguido, las monto en el coche, les coloco la sillita en posición de dormir; Júlia me dice que no le ponga la silla para dormir, porque "no m'adormiré mama!" y en cuanto arranco y me muevo un kilometro ya están profundamente dormidas, las dos.
Total que cuando hemos llegado a casa, drama. Saco a Júlia, la pongo en el carrito y cuelgo todas las bolsas, la llevo hasta el ascensor, atranco la puerta con el carrito para que me quede abierta y vuelvo al coche a por Berta que la llevo en brazos, pero lo bueno ha sido como mover el cochecito con Júlia (con lo que pesa ya y lo poco manejable que son las ruedas de este cochecito de guerra) para meterlo en el ascensor, pero con Berta en brazos dormida y llorando porque se ha despertado un poco... ya me falta poco para convertirme en Elasty Girl...
Entro en casa y dejo a Berta en el sillón de su habitación; vuelvo a salir al rellano entro a Júlia. Que se despierta y se va a estirarse en su cama. ¡Vaya planazo tenemos esta tarde! Están muy tontas, no paran de chincharse la una a la otra y lloriqueando todo el rato.
Me pongo a colocar la ropa planchada que hay encima de la mesa en el armario y voy despejando la mesa para hacer nuestra actividad de hoy.
Berta me dice que "vol veure el Mickey".
Así que ya tengo la mesa despejada y todo preparado y siento a Berta en el sofá y le enchufo La Casa de Mickey Mouse.
Hemos ido recortando y pegando. Júlia se lo ha pasado pipa, pero antes de que acabara el Mickey, Berta se ha dado cuenta que estábamos sentadas en la mesa y recortando ¡con lo que le gusta a ella recotar con las tijeras y utilizar el pegamento de barra...!
Ha dejado de ver el Mickey y ha venido flechada a ponerse manos a la obra. He apagado la tele y he puesto el Cd de J. Strauss polcas y valses. Júlia exclama un "que tranquiles que estem, no mama?" y sigue recortando. Berta, por su parte, lo ha recortado todo en papelitos muy pequeñitos. Después le he dado una muñeca para que le ponga pegamento y la pegue en la cartulina y lo ha hecho perfecto. Y Júlia es toda una experta, lo hace perfectísimo. ¡Cómo aprenden tan rápido estas niñas!
No nos ha dado tiempo de acabarlo porque había mucho material por recortar y pegar y a su ritmo es imposible, sobre todo si tengo que estar continuamente controlando que Berta no se corte un dedo, o la lengua con las tijeras ya que la he pillado un par de veces con la punta en la boca y también controlando esa obsesión suya de pintarse los labios con el pegamento; hoy se ha puesto especialmente contenta porque la barra que le ha tocado era de su color favorito: el rojo o "mermell" como dice ella. Además nos hemos puesto tarde, ya eran casi las 19:00 h, así que continuaremos otro día. 
Se lo han pasado tan bien y estaban tan contentas que hoy otra vez como una moto a la hora del baño.
Hemos recogido y nos hemos ido a hacer el bañete.
Mi idea con las Liddle - Kiddles es meterlas en una caja que tengo muy chula, reciclada de un modelito que le regalaron a Berta del Winnie de Pooh, que tiene la tapa de plástico transparente. Cogeré un sobre y en cada sobre pondré una muñeca y todos sus modelitos y así con cada una de las muñecas. Y luego todos los sobres a la caja.
Hemos acabado un par de muñecas porque Júlia quería ya poner modelitos a las muñecas.
Desde que estoy descubriendo el mundo de la moda me encanta instruir a mis niñas en el mundo de los modelitos o los trapitos...
Os dejo unas fotos de esta tranquila tarde de música clásica y recortables (los podéis decargar aquí)
Los personajes:


Los modelitos






Trabajando:

 Utilizando la rasqueta de rotular para que quede bien aplicado el pegamento:

 El trabajo realizado:

 Al llevar la cartulina, queda rígida y se aguanta perfectamente:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...